Liberarse de la Adicción a la Pornografía – Parte 1 ¿Por qué ahora?

adiccionLa siguiente historia es una historia real:

Un niño de 18 años que fue adicto a la pornografía se me acercó en busca de ayuda. Este es de lejos uno de los casos más difíciles que he tratado. Este joven me llamó diciendo que había oído que yo estaba dispuesto a ayudar a aquellos que son adictos a la pornografía y las actividades sexuales ilegales. Lo dijo tan francamente por teléfono: “Eres mi último recurso!”

Hice todo lo posible para calmarlo. Poco después, fuí capaz de convencerlo para venir a reunirse conmigo en el Centro. Cuando entró, inmediatamente me di cuenta de que su mente estaba en otra parte, estaba perdido. Tenía sudor en su rostro, que era extremadamente rojizo, y se estremeció. Una vez que se sentó, dijo: “Estoy pensando en suicidarme. La vida no sirve para nada.”

Reflexionando sobre esta declaración suya que está llena de negatividad, la desesperación y el dolor me hizo recordar los días cuando tenía su edad. Estaba lleno de energía y felicidad. La vida para mí lo era todo. ¿Cómo puede una persona a su corta edad pensar en poner fin a su vida?

Dijo: “La pornografía me está matando; yo no lo quiero, pero no puedo dejarlo.”

Lo traté durante más de un año hasta que fue capaz de superar su adicción. En este momento, lo está haciendo muy bien. Sin embargo, mientras que ahora está completamente libre de pornografía y comportamientos sexuales no deseados, está siendo tratado médicamente ya que ha desarrollado una severa disfunción eréctil como resultado de la masturbación regular durante sus años de adicción.

Preguntémonos: ¿cuánta gente por ahí puede tener más tiempo y hacer frente a las consecuencias destructivas de la pornografía? ¿Cuántas personas pueden realmente decidir suicidarse a causa de la pornografía? Este muchacho llegó a un nivel en el que la pornografía era una práctica diaria de siete horas, sin embargo, no había placer. Fracasó en sus exámenes, perdió la confianza, luchó con todo el mundo a su alrededor. Al final, estaba pensando en suicidarse.

Me gustaría preguntarte como lector: ¿Te gustaría que esto te suceda a ti, a tu familia o a alguien conocido? Si no es así, comienza a eliminar este hábito destructivo de tu vida de una vez por todas.

La historia y la introducción anterior fueron escritos por el hermano Wael Ibrahim, fundador y presidente del equipo Islam en Hong Kong. Ibrahim usa tiempo y esfuerzos significativos para ayudar a las personas que se dan cuenta de la magnitud de la pornografía, la forma en que daña sus vidas a corto y largo plazo y cómo pueden liberarse de esta adicción y cambiar para ser mejores.

Musulmán Productivo ha llevado a cabo una importante entrevista con Ibrahim. El propósito de esto es ayudar a los hermanos y hermanas para informar sobre este tema, sus dimensiones y la forma de liberarse de esta horrible adicción; y recuperar el control sobre sus vidas con el fin de llevar una vida pura y saludable que sea productiva en todos los niveles.

Os dejamos con la entrevista.

En Musulmán Productivo, seguimos recibiendo correos electrónicos de hermanos y hermanas (jóvenes y viejos) que quieren ser productivos y llevar un estilo de vida activo, pero, por desgracia, se enfrentan a un grave problema con la adicción a la pornografía que está afectando sus vidas.

1) ¿Puede definir en primer lugar qué es la adicción a la pornografía es y cuáles son sus múltiples formas?

Permitidme en primer lugar definir la adicción en sí misma.

La adicción a algo es una necesidad muy compulsiva y perjudicial a tener o a hacer algo sobre una base regular. En el pasado, la gente solía asociar con la adicción a consumir sustancias duras como la heroína, la cocaína, el alcohol, etc. De hecho, en los años 80, nadie podría haber imaginado que la pornografía llegaría a convertirse en algo adictivo y perjudicial.

Debido a que la pornografía se basa por completo en la fantasía y escenas imaginarias que nunca van a existir en la vida de nadie, sus formas varían de una persona a otra. Todo depende de su propia fantasía. Por ejemplo, a veces nos encontramos con personas adictas a la lectura de novelas pornográficas; otros serán adictos a la pornografía suave donde las partes privadas no se muestran por completo; algunos sólo ven porno duro, mientras que otros irán al extremo y ven incluso vídeos sobre homosexualidad y bestialidad.

Entonces, a cualquier tipo de pornografía que se sea adicto, el resultado final será el mismo. Todo tu cerebro estará ocupado la mayor parte del tiempo con imágenes sexuales continuas que a la larga podría fácilmente arruinar tu vida.

La pornografía viene de la palabra griega porneia y porne, lo que significa cautivas, prostitutas, la fornicación, inmoralidad sexual y así sucesivamente. En resumen, los musulmanes no deben tener nada que ver con un pecado tan destructivo. Una de las creencias más básicas de los musulmanes es ser esclavos de Allah (Subhanahu Wa’Tala) y no de nuestros deseos.

2) ¿Cómo se puede saber si se está adicto o en el camino de convertirse en uno?

Voy a responder a esta pregunta desde dos ángulos diferentes:

  • Cómo saber que eres es un adicto
  • Cómo saber si los demás (es decir, cónyuge, hijo, etc.) son adictos

En primer lugar, ¿cómo saber si eres adicto a la pornografía? Aquí tenemos algunos indicadores:

1. El secreto de la actividad: Es normal que la mayoría de nosotros mantengamos nuestras actividades sexuales en secreto; sin embargo, los adictos a la pornografía negarán el hecho de que ellos están viendo pornografía si se les pregunta. El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La virtud es buen carácter, y la maldad es lo que se remueva dentro de ti y no te gusta que la gente lo descubra.” [Relatado por Muslim]

2. Aplazar tareas importantes por culpa de la pornografía: El nivel de productividad de un adicto caería al instante una vez que su cerebro está esclavizado por imágenes pornográficas. Esto es lo que pasa por retrasar tareas muy importantes por el bien de ver porno durante horas.

3. Tus expectativas y creencias: Empiezas a comparar a tu esposa o esposo con una estrella porno que has visto recientemente. No sólo eso, sino que comienzas a perder interés en la intimidad legal como resultado de tener aversión al rendimiento de tu cónyuge, en comparación con la estrella porno. Los adictos desconocen en su mayoría que las películas porno están todas con un guión y son irreales.

4. Imaginar tener relaciones sexuales con personas que no sean el/la cónyuge: Una señal de peligro que podría conducir a la zina real, es que una vez que se es adicto a la pornografía, uno se imagina a personas reales que conoce, e imaginar tener relaciones sexuales con ellos. Estas personas podrían ser miembros de tu familia, vecinos, hermanos o hermanas de la comunidad islámica, etc.

En segundo lugar, ¿cómo saber si los demás son adictos a la pornografía?

1. Aislamiento: La persona siempre quiere estar sola. Así que los padres deben estar alerta y no permitir que los dispositivos móviles u ordenadores con acceso a internet sean utilizados en las habitaciones privadas de los hijos.

2. La falta de sueño e Internet toda la noche: La mayoría de los usuarios de internet estarán viendo pornografía a altas horas de la noche. Pasar horas en los ordenadores o teléfonos móviles en ese momento con la excusa de estar ocupado revisando el correo electrónico, respondiendo a los mensajes urgentes, etc., podría ser una indicación de su adicción.

3. El historial de navegación siempre borrado: Los usuarios de pornografía siempre se aseguran de eliminar el historial del equipo con regularidad. Esto es de alguna manera una cierta señal de que la persona es adicta y no quiere que nadie sepa acerca de su actividad.

4. Comportamiento violento: Si tu eres una mujer y comienzas a notar un comportamiento violento durante la intimidad, o cosas que tu marido nunca hizo antes y ahora ha comenzado a realizar, es una clara indicación de que él ha aprendido esos movimientos de la pornografía.

3) Ha habido innumerables estudios realizados sobre el efecto de la pornografía en el pensamiento y estilo de vida de la persona (ver yourbrainonporn.com). La pregunta, sin embargo es: ¿cuáles son los factores y las razones que impulsan a los musulmanes (jóvenes / viejos, hermanos / hermanas) a buscar porno en primer lugar, a pesar de que está claramente prohibido en el Islam?

El Islam es una religión bella; que no sólo prohíbe el acto de zina, sino cualquier cosa que podría conducir al acto. Y por eso Allah (Subhanahu Wa’Tala) dice en el Corán:

“Y no os acerquéis a la fornicación pues ello es una indecencia y un mal camino.” (Sura del viaje nocturno: 32)

Por lo tanto, no te acerques a la zina o cualquier cosa que conduce a ella. Allah (Subhanahu Wa’Tala) también dice:

“¡Creyentes! Entrad en la Paz del todo y no sigáis los pasos del Shaytán, él es un claro enemigo para vosotros.” (Sura de la vaca:208)

La orden dada no es sólo seguir al Shaytan, sino tanbien sus pasos, sus trucos y sus trampas que podrían conducirte a hacer el mal.

Del mismo modo, la primera exposición a la pornografía podría ocurrir mientras se ve lo que se llama una película “inocente”, la navegación por el perfil de una hermana en Facebook, un videoclip de música en YouTube, una novela romántica, etc. Ese primer desencadenante podría dar lugar a una producción masiva de una hormona en el cerebro llamada dopamina (la hormona responsable de nuestros placeres, felicidad y adicciones). Esto registrará inmediatamente la actividad como parte de nuestro “kit de supervivencia” y esa misma hormona se produce regularmente en cantidades más grandes, día tras día, semana tras semana, año tras año hasta que estas esclavizado por completo a esta adicción.

¿Entonces, cuál es la solución?

1. Identificar la causa: ¿Qué es lo que te empuja al deseo sexual? Identifícalo y haz todo lo posible por evitarlo. Ya se trate de una película, Facebook o cualquier otra causa. Estas películas imaginarias tienen un impacto muy negativo en nuestro cerebro, y así tu expectativa de intimidad no será más que estas ideas sucias y retorcidas que estás viendo en la pornografía. Así que una de las primeras razones por las que las personas están enganchadas a la pornografía es lo que se llama “el negocio del entretenimiento”; en la mayoría de los casos, este es la causa.
2. Socio de responsabilidad: En la mayoría de los casos, un adicto no puede luchar la batalla contra la pornografía por sí solo, por lo que siempre es aconsejable informar a alguien de confianza para mantener un registro de tus actividades y asegurarse de que no accederás a estas imágenes durante un año o más para asegurarse de que estás totalmente libre de la adicción. Por ejemplo un padre, una esposa, un amigo de confianza o un asesor / entrenador profesional. Pero en todos los casos, hay que tener mucho cuidado en la elección de la persona adecuada con la que contar.

4) ¿Cómo y por qué esta adicción afecta negativamente a la productividad general de una persona (espiritual, social, personal, profesional)?

La pornografía es, sin lugar a dudas, uno de los temas más importantes en nuestra era moderna que afectan negativamente a nuestro nivel de productividad. He aquí algunos puntos que pensé que son importantes para que la gente sepa:

1- Como he indicado anteriormente, se ha demostrado científicamente que la pornografía es una “adicción a la dopamina”. Esto significa que cuanto más ves, más quieres. Por lo tanto, la adicción tiene la capacidad de girar y cambiar la química de tu cerebro y su comportamiento sexual. Los adictos a la pornografía te dirán que no pueden quedarse una hora sin pensar en el sexo. Por lo tanto, el nivel de productividad cae.
2- Cuanto menos tiempo pases con tus dispositivos electrónicos, más tiempo estarás haciendo algo beneficioso y productivo, es decir, pasar tiempo con los miembros de la familia, los buenos amigos, la lectura de libros, participar en actividades deportivas, etc. Y lo contrario es obviamente cierto. La ecuación es sencilla: No mirar pornografía = menos tiempo gastado con el ordenador = menos masturbación = trabajo más productivo.
3- La pornografía tuerce las creencias básicas acerca de la intimidad y nuestra relación con las mujeres. Como resultado de ello, destruye las relaciones de pareja, por lo tanto afectan negativamente a nuestro nivel de productividad.
4- Cuanto más ves, más oportunidades para los hombres de acabar con disfunción eréctil.
5- La pornografía solo promete el aislamiento, la depresión, la ansiedad y una grave falta de motivación, debido a la caída del nivel de dopamina en el cerebro cuando se produce en mayores cantidades. ¿Cómo puede alguien deprimido ser productivo?
6- Nuestros ojos y cerebro registran estas imágenes durante mucho tiempo. Ahora imagina a alguien que ruega a Allah (Subhanahu Wa’Tala), mientras que estas imágenes están cruzando por su mente! Por lo que el impacto negativo sobre la fe y la espiritualidad de uno va a ser muy doloroso.
7- Por último, la falta de confianza sexual cuando se enfrentan a una verdadera intimidad con su esposa legítima. Este punto se abordando en particular a los hombres, porque en la mayoría de los casos, quieren aplicar lo que han estado observando desde hace años, pero debido a su falta de entendimiento de que lo que ellos han estado viendo es falso, con guión y que se tarda horas para rodar una escena de un par de minutos, que no se satisfacen a sí mismos ni a sus esposas. Lo que provoca una gran cantidad de la depresión y de dolor, es decir, falta de productividad.

5) Es fácil asumir que la mayoría de los adictos a la pornografía son quizás las personas que no son religiosas o no temen a Allah. Sin embargo, según algunas anécdotas de profesionales en este campo, hay un porcentaje de practicantes / hermanos y hermanas que han caido en esta adicción. ¿Cómo conciliar esto? ¿Por qué cree que se enfrentan a esta dualidad en su estilo de vida?

La respuesta es bastante chocante. Creo que la mayoría de las personas que son adictas a la pornografía o de aquellos que visitan estas paginas web son personas religiosas. Puedes ver otros grupos no religiosos como los ateos, y verás que no tienen inconvenientes para mirar pornografía y cometen todo tipo de actividades sexuales ilegales que podemos imaginar. Sin embargo, los grupos religiosos que son adictos a la pornografía tratan de justificar la actividad diciendo “La pornografía es mejor que la fornicación o el adulterio” osea “halalizan” su comprensión de la pornografía para evitar el mayor pecado: la zina. Es por eso que una gran cantidad de grupos religiosos, musulmanes y otros, están sufriendo de esta adicción severamente.

El problema es que han podido darse cuenta de que tarde o temprano, no habrá ningún placer de ver porno, y como resultado, muchos estarán buscando el acto real de zina. Así que ver porno no es la prevención real de la zina; de hecho, en la mayoría de los casos la gente va a terminar cometiendo la zina que estaban tratando de evitar.

6) ¿Cómo podemos dejar de hacer juicios sobre las personas que se enfrentan a este problema y empezar a tratar esta adicción como una enfermedad real?

La razón por la que somos tan críticos, en general, es que tendemos a olvidar que nosotros también somos pecadores. La única diferencia es que nuestros pecados todavía están ocultos y no se sabe acerca de ellos, excepto Allah (Subhanahu Wa’Tala). Sin embargo, cuando está expuesto el pecado de otra persona tendemos a reaccionar como si fuésemos ángeles y nunca hubiésemos cometido ninguna actividad vergonzosa lo largo de nuestras vidas. ¿Entonces, qué debemos hacer?

1. Recordemos que también somos pecadores, y Allah (Subhanahu Wa’Tala) nos ha dado la oportunidad de arrepentirnos. Así que hay que encontrar una manera de salir de la dificultad. Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Aquel que alivia a un creyente de una aflicción de este mundo, Alláh le aliviará su aflicción el Día de la Resurrección. Quien le facilita ayuda a un necesitado, Alláh le ayudará a él en esta vida y en la otra . Aquel que protege a un musulmán será protegido por Alláh en esta vida y en la otra. Alláh siempre socorre a su servidor, si esté ayuda a su hermano.” Tenemos que ser muy compasivos cuando alguien nos revela su secreto. Sólo entonces podemos ofrecer la ayuda necesaria para que Allah (Subhanahu Wa’Tala) nos pueda ayudar también en el Día del Juicio Final.

2. Tenemos que educarnos realmente a nosotros mismos acerca de la que hay ciencia detrás de esta adicción, por lo que podemos sentir la agonía de aquellos que son adictos a ella. En la mayoría de los casos, somos críticos porque pensamos que los adictos son personas perversas e inmorales. El hecho es que no lo son. Muchos de ellos son fieles muy devotos, memorizadores del Corán, niqabis e incluso los imanes. Sin embargo, ellos están sufriendo esta enfermedad cerebral grave, que es muy compulsiva y necesitan nuestra ayuda. Por lo tanto, empezar a buscar algunos libros para educarse a sí mismo o inscribirse en cualquiera de los cursos relacionados con esta materia es empezar con buen pie.

7) Algunas personas afirman que ver pornografía les ayuda a ser mejores esposos. ¿Es esto cierto? y ¿cuáles son algunas maneras, halal saludables para mejorar la intimidad entre marido y mujer?

Esta era la creencia de los terapeutas sexuales y consejeros en el pasado. Utilizaron como recomendación los vídeos y las imágenes clasificadas X para ayudar a sus clientes a mejorar su rendimiento sexual. Pero esa visión cambió por completo a mediados de la década de los 90 con el auge de Internet. Uno de estos problemas es la falta de placer sexual entre cónyuges y la pérdida de interés en la intimidad como resultado de la comparación entre sí con los actores y actrices porno.

En el Islam, Alhamdulillah, el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no abandonó este tema. En este sentido, recomiendo encarecidamente un libro titulado “Guía Islámica de la relación sexual”, publicado por Huma press. Se analiza cómo el Islam proporciona una guía completa para mejorar y dinamizar nuestra relación sexual con nuestros cónyuges legítimos. Eso incluye la intención de uno, los derechos de los cónyuges en este sentido, los preferidos y los momentos de intimidad, preparación, limpieza, embellecimiento, los juegos previos y muchos otros consejos halal.

8) ¿Por qué cree que los hermanos y hermanas no quieren buscar tratamiento para esta adicción?

Ellos quieren buscar tratamiento. Lo que les impide decir nada a nadie, sin embargo, es el sentimiento de vergüenza y culpa. Es demasiado embarazoso revelar el secreto. Creo que el primer paso hacia la recuperación es contar con alguien.

Aparte de lo anterior, algunos musulmanes piensan que son hipócritas y que Allah (Subhanahu Wa’Tala) nunca los va a perdonar, porque saben que está prohibida la pornografía, sin embargo, no pueden dejarlo. Uno está luchando y eso es suficiente evidencia de que se es sincero y se está haciendo todo lo posible para deshacerse de este hábito tan compulsivo. Sin embargo, tal vez todos los métodos que has estado intentando están equivocados, por lo que ahora es el momento de buscar las formas adecuadas, y estoy totalmente comprometido a ayudarte, in sha Allah.

9) En el transcurso de cinco años de experiencia, ¿cuántas personas has ayudado a dejar este hábito destructivo? ¿Cómo cambian sus niveles de productividad como resultado?

Desde el día en que he empezado a investigar sobre el tema, se me acercaron cientos de hermanos y hermanas afectados. Y hoy, Alhamdulillah podría decir que más de 65 casos en el pasado se han recuperado por completo y ahora están viviendo una vida muy feliz; una “vida de la libertad”, como muchos de ellos lo llamarían. Ahora muchos de ellos se están centrando en sus estudios como nunca antes y otros sienten que su actividad sexual con sus cónyuges ha mejorado de manera espectacular.

wael ibrahim
Wael Ibrahim

Por lo tanto, a todos mis hermanos y hermanas que todavía están viendo porno, sé que estás disfrutando de la diversión, la emoción y el placer sexual que se obtiene de la pornografía, pero yo creo que al final del viaje, se te denegará toda la diversión, emoción y el éxtasis sexual. Entonces, ¿cuál es el punto? Miras porno por disfrute disfrutar, pero al final te quedarás fuera deprimido e insatisfecho! Entonces, ¿merece la pena disfrutar unos segundos por toda una vida plena y llevadera?

Mantente alerta con la parte 2 de esta serie para aprender exactamente cómo liberarte!

Para leer la segunda parte, la tienes AQUÍ

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

[Break Free From Porn Addiction – Part 1] Why Now?

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Un comentario en “Liberarse de la Adicción a la Pornografía – Parte 1 ¿Por qué ahora?

  1. Pingback: [Liberarse de la Adicción a la Pornografía – Parte 2] Empezar ahora – Musulmán Productivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s