[Ser tu propio jefe – Parte 1] Cómo desarrollar una mentalidad empresarial

mentalidad empresarialEsta es la primera parte de la serie de UmmahHub sobre cómo ser tu propio jefe, que revela las 10 claves para ayudarte a convertirte en un empresario exitoso y ser lo mejor que puedas en el negocio y en la vida, in sha Allah.

Ser un empresario y estar involucrado en los negocios consiste en ejercer un esfuerzo significativo y trabajar duro, algo que es altamente recomendable en el Islam; como el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Antes de mendigar de otros, es mejor que cojáis una cuerda, vayáis a las montañas y volváis con una carga de leña, para poder venderla y alimentar a vuestra familia”. [Bujari]

Muchos de los primeros seguidores de nuestra fe, incluyendo nuestro Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), eran comerciantes y mercaderes. De hecho, gran parte de cómo el Islam se extendió desde África occidental a China era a través de los comerciantes. El país con la mayor población musulmana del mundo, Indonesia, se dice haber abrazado el Islam por el testimonio de la ética fuerte y de hermoso carácter de los hombres de negocios y empresarios que se encontraron con musulmanes.

El espíritu empresarial es uno de los métodos más poderosos para crear un cambio duradero en nuestras comunidades que se está descuidando en la actualidad. Esto se debe a la falta de una formación empresarial adecuada para ayudar a desarrollar la próxima generación de empresarios dentro de nuestra comunidad. Simplemente no hay suficiente conciencia acerca de lo que es el espíritu empresarial, cómo podemos desarrollar más empresarios, y cómo podemos crear y dirigir empresas de éxito que puedan crear un impacto duradero.

¿QUIÉN ES UN EMPRESARIO?

Hay muchas definiciones para la palabra empresario, pero la definición más común es que un empresario es alguien que identifica problemas y luego los convierte en oportunidades.

“La capacidad empresarial”, dice Bob Reiss, el autor de “Bajo riesgo, alta recompensa: Inicio y crecimiento de su negocio con un riesgo mínimo”, es el reconocimiento y la búsqueda de oportunidades sin tener en cuenta los recursos que controlas actualmente, con la seguridad de que puedas tener éxito, con la flexibilidad para cambiar de rumbo si es necesario, y con la voluntad de recuperarse de los contratiempos.

Ser emprendedor no es necesariamente sólo sobre el lanzamiento y la gestión de una empresa, se trata de desarrollar la mentalidad empresarial, que es útil para cualquier persona que es parte de una organización. Es la mentalidad de ver los problemas como oportunidades y crear más con menos. Este modo de pensar fomenta la asunción de riesgos, la creatividad, la innovación, y el pensamiento no convencional.

Esta es la mentalidad que nosotros, los musulmanes, tenemos que desarrollar con el fin de crear comunidades saludables que puedan atender a la gran cantidad de problemas socioeconómicos a los que nos enfrentamos.

REVIVE TU ESPÍRITU EMPRESARIAL

La revolución industrial forzó una migración masiva de personas de las áreas rurales a las ciudades urbanas. Antes de eso, la mayoría de personas en América del Norte fueron empresarios de pequeñas empresas y hacían truque para obtener lo que necesitaban. Ahora, como la tecnología y la competencia global cambian el panorama del empleo, el empleo tradicional que era una reminiscencia de la revolución industrial está siendo cuestionado. Los individuos están siendo forzados a convertirse en trabajadores del conocimiento, que esencialmente se basan en la venta de sus habilidades para ganarse la vida. Estábamos todos los empresarios ya aquí mucho antes de que revolución industrial cambiase eso. Tenemos que volver de nuevo a nuestras raíces empresariales, no sólo social, sino religiosamente también.

Lo que hace que los empresarios sean únicos es su ingenio. En otras palabras, son capaces de hacer más con menos. Cualquiera que sea el problema, van a encontrar una manera de hacer que suceda, incluso si no tienen todas las herramientas.

La clave para el desarrollo de una mentalidad empresarial está en reconocer las cualidades que se tiene, a continuación, la construcción y la mejora sobre aquellos que todavía no se tiene. Para empezar, hemos trazado unas claves para desarrollar tu forma de pensar como un empresario musulmán:

1. Tener Tawakkul y ser agradecidos

Parte de ser un musulmán es entender que Allah (glorificado y exaltado sea) es el conocedor último de nuestros asuntos. Él es Al-Awwal (el principio) Wal-Akhir (el final). Todo comienza con él y todo termina con él. En consecuencia, Él es la fuente de todo y el proveedor de todos.

Las prácticas comerciales actuales, según estudios científicos, demuestran que una actitud de agradecimiento aporta más en tu vida. Esto significa que cuanto más agradecido, más se recibe. Pensar que hay una cantidad limitada de recursos para todo el mundo es un modo de pensar erróneo para cualquier empresario. Debes operar desde un lugar de abundancia y creer que los recursos son ilimitados.

Como musulmanes, no necesitamos estudios científicos modernos para mostrarnos que ser agradecido y tener fe en un ser superior es la fuente de todo, es motivo suficiente para no preocuparse.

Allah nos dice en el Corán:

“Y cuando os anunció vuestro Señor: Si sois agradecidos, os daré aún más, pero si sois desagradecidos…Es cierto que Mi castigo es intenso.” (Sura Ibrahim: 7)

Piensa que Allah (glorificado y exaltado sea) te ha dado todos los recursos que necesitas en tu vida para crear un negocio exitoso y crear un poco de impacto en el mundo. Una vez que te das cuenta de eso, Allah (glorificado y exaltado sea) ha garantizado darte aún más.

2. Trabaja duro y piensa a largo plazo

“en cuanto a que nadie cargará con la carga de otro, y que el hombre sólo obtendrá aquello por lo que se esfuerce? Pero que su esfuerzo se verá. Y luego será recompensado con una recompensa total.” (Sura del Astro: 38-41)

Un paso crucial para el desarrollo de una mentalidad empresarial es tener la capacidad de pensar a largo plazo. El pensamiento a largo plazo permite a una persona desarrollar la disciplina de trabajo en un problema al tener una visión de futuro en mente. Esto ayuda a evitar la necesidad de cumplir con la gratificación a corto plazo.

Allah nos dice:

“Quien desee la vida efímera… En ella damos a quien queremos lo que queremos y luego lo destinamos a Yahannam donde entrará censurado y despreciado. Pero quien desee la Última Vida y se afane en su esfuerzo hacia ella siendo creyente… A ésos se les agradecerá su esfuerzo. A todos damos largueza, a unos y a otros, como parte del favor de tu Señor. El favor de tu Señor no está restringido.” (Sura del viaje nocturno: 18-20)

Y también:

“Quien quiera lo que esta vida ofrece…junto a Allah está la recompensa de esta vida y la de la Última. Allah es Quien oye y Quien ve.” (Sura de las mujeres: 134)

Una parte fundamental de tener una visión a largo plazo es tener la comprensión de lo que guía la toma de tus decisiones. ¿Qué visión tienes para ti mismo, tu vida y tu negocio? ¿Qué impacto en última instancia, quieres hacer? Esta será tu razón, la que vas a obtener a través de los principales obstáculos a los que inevitablemente te enfrentarás. Como Allah (glorificado y exaltado sea) ha dicho, si trabajas, recibirás los frutos de tu esfuerzo.

3. Tener aguante

La Universidad de Pennsylvania, en una investigación de Psicología, la profesora Angela Duckworth, ha demostrado que las personas con aguante, el rasgo de la persistencia y una entrega excepcionales, se desempeñan mejor que los que tienen mayor coeficiente intelectual.

Si hay una garantía en el espíritu empresarial, es que se trata de una montaña rusa. No hay un camino lineal para convertirse en un empresario exitoso. En esencia, consiste en hacer numerosas decisiones pequeñas todos los días en varias cosas: equipos, estrategia de administración, marketing, etc. Se necesita un cierto tipo de mentalidad para soportar este tipo de presión. La clave aquí es la persistencia.

La persistencia es la capacidad de ver los obstáculos del pasado y mantenerse en movimiento. Cuando se habla de muchos empresarios de éxito, van a citar la capacidad de no renunciar como una razón crucial para el éxito. Lamentablemente, muchas personas no tienen éxito porque se dieron por vencidos justo antes de estar a punto de encontrar el éxito. La clave para la persistencia es seguir intentando hasta llegar a el objetivo final.

“Concéntrese en el problema que está tratando de resolver pero sea flexible sobre cómo resolverlo”, dice Jason Nazar, co-fundador y CEO de Docstoc.

4. Centrarse en la Creación de Valor

Otra clave para convertirse en un empresario de éxito es mediante la creación de valor. La cantidad de éxito que tienes es proporcional a la cantidad de valor que aportes a los demás. Los empresarios se centran en la creación de soluciones sostenibles mediante la resolución de los problemas a los que se enfrentan las personas.

Antes de iniciar tu negocio, es esencial que te preguntes: “¿Quién soy yo ayudando y cómo puedo hacer que la solución sea mejor que la que existe actualmente en el mercado?” Esta es la mentalidad primaria en la búsqueda para convertirse en empresario y la base de los grandes modelos de negocio. El espíritu empresarial contemporáneo anima a uno a encontrar una solución para un problema dentro del mercado de los clientes que no están contentos, y a continuación, crear un producto para ayudarles, mientras una constante revisión y mejora de ese producto sobre la base de sus comentarios.

LA EDUCACIÓN EMPRESARIAL: EL CAMINO A SEGUIR

El crecimiento y el desarrollo de la próxima generación de empresarios es fundamental para nuestra prosperidad común a largo plazo. Con el fin de resolver la cantidad de problemas sociales a los que nos enfrentamos, tenemos que apoyar a los que están resolviendo estos problemas. Es por ello que la educación empresarial puede convertirse en un activo crucial para nuestra comunidad.

El primer paso para hacerlo es desarrollar la mentalidad de un empresario. A nivel de la comunidad, ayudando a más personas a desarrollar una mentalidad empresarial significa ayudar a liberar el potencial de pensamiento creativo e innovador de muchas personas en nuestra comunidad. Estas nuevas ideas pueden ayudar a desencadenar nuevas empresas, organizaciones y proyectos que beneficien a nuestra comunidad en los años venideros. Desarrollar el espíritu empresarial da a los individuos la inspiración de sueño, ser innovadores y tomar riesgos.

Con este espíritu, tenemos que alentar a la próxima generación para convertirnos en los agentes de cambio y en empresarios con potencial!

En el próximo articulo te enseñaré cómo conseguir inspiración y desarrollar ideas de negocio. Si tienes algún consejo para los empresarios, o piensas en convertirte en uno, háznoslo saber en la sección de comentarios!

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

[Being Your Own Boss – Part 1] How to Develop an Entrepreneurial Mindset

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.