[Descansos productivos – Parte 2] Cómo tener un descanso productivo en los estudios

claseuniEn la primera parte de esta serie, hablamos acerca de las diferentes formas en las que los empleados pueden tener un descanso productivo en el trabajo. Sin embargo, muchos de nuestros fieles lectores todavía no tengan empleo, ya estén en secundaria, la universidad u otras instituciones educativas. A pesar de que muchos de nuestros consejos productivos en la primera parte de la serie son intercambiables, los descansos de un estudiante pueden ser usados de otras maneras.

Mientras que muchos empleados son capaces de separar su vida laboral de sus vidas fuera del trabajo, las mañanas y las noches para los estudiantes pueden convertirse en uno. El estudio de muchos temas requiere una gran cantidad de tiempo y compromiso, y cada día de la semana podría tener un horario diferente con diferentes prioridades y tareas. La hora de la comida podría ser tan corto como 30 minutos o unas pocas horas, dependiendo del horario de las clases. Si el día se utiliza de manera eficiente y productivo, ya habrá tiempo para las aficiones, voluntariado, y otras actividades agradables. Además, tomar un descanso de “ la vida escolar” es un componente clave para el éxito como estudiante: una vida de estudio continuo y sin descansos y puede dañar tu motivación.

Con una intensa concentración, tenemos que utilizar las pausas para parar y recargar. In sha Allah, este artículo te dará algunas ideas sobre cómo utilizar de manera eficiente tu tiempo de descanso. Trata variar un poco durante cada pausa, quizá para que coincida con la cantidad de tiempo que tienes de sobra; encuentra lo que te funcione mejor. Recuerda siempre que tu tiempo es precioso y gastarlo en charlas ociosas, juegos y navegación por la web sin sentido sólo hace que sea más difícil tener éxito en nuestro objetivo final de alcanzar el Jannah in sha Allah.

1. Realiza tu Salat

El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El mejor de los actos es la oración a su tiempo” [Sahih Muslim]

Este primer consejo puede ser obvio para algunas personas; sin embargo, muchos estudiantes pueden distraerse fácilmente durante sus descansos y se olvidan de rezar. Como estudiantes, siempre queremos el mejor resultado para nuestros estudios, trabajando duro hasta las primeras horas de la mañana y ponemos nuestros estudios por delante de todo. Esto demuestra fuerza de voluntad y determinación: estas mismas características se deben aplicar al deseo y la necesidad de rezar nuestro Salat a tiempo. Al hacerlo, no sólo estamos cumpliendo con el mandamiento de Allah (Subhanahu Wa’Tala), sino que también nos liberamos a nosotros mismos de la vida agitada que llevamos. Debes intentar que sea un hábito hacer wudu y rezar antes de hacer cualquier otra cosa en tus descansos. Utiliza este tiempo para hacer dua’a para ti mismo, tus estudios, y todo lo demás en tu vida.

2. Nutre tu cuerpo correctamente

verdurasLos estudiantes son conocidos, ya sea para comer demasiado poco o demasiados alimentos equivocados. Muchos estudiantes ganan peso en la universidad por caer en el café y los refrescos entre clases, o se saltan las comidas por completo. No te olvides de tu cuerpo, especialmente cuando estás estudiando para los exámenes. Nuestra comida es la clave para dar a nuestro cerebro la energía que necesita para funcionar correctamente. Utiliza este tiempo para disfrutar de una comida sana y equilibrada y relajarte antes de tu próxima clase.

3. Planifica tus próximas tareas

En lugar de perder el tiempo libre que tienes, un descanso puede ser el momento perfecto para programar tus reuniones con los profesores, planificar los próximos ensayos y el tiempo a estudiar para los próximos días, semanas o incluso meses. Al tener un plan de lo que debe ser cubierto, estás utilizando tu tiempo de manera mucho más eficiente y reduciendo el nivel de estrés para la preparación de los exámenes. Un descanso en el inicio de la semana puede ayudar a crear una perspectiva clara para los próximos días. Los seres humanos somos olvidadizos a veces. Ten un cuaderno, un diario, una aplicación en el móvil, o lo que mejor te funcione para hacer un seguimiento de las tareas y responsabilidades. Como resultado de tener tus tareas programadas, tendrás un mejor enfoque para realizar las tareas específicas. El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) es nuestro modelo más grande a seguir, ya que tuvo muchos papeles a lo largo de su vida: profeta de Dios, esposo, padre, abuelo, amigo y mucho más. Él siempre estaba ocupado, pero se concentró en cada una de sus funciones de forma individual y de manera eficiente. Podemos aprender mucho de cómo Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) fue capaz de perfeccionar sus responsabilidades.

4. Ponte al día con tu trabajo escolar

Trata de asignar algunos de tus descansos durante la semana al estudio. Echa un ojo a los apuntes para preparar las próximas clases ya que esto aumentará la cantidad de información que eres capaz de recordar después de la sesión. A menudo podemos llegar a estar realmente perdidos en conferencias o clases y perder nuestra atención si nos falta la comprensión de lo que se dice. Mediante la lectura antes de dicha clase, puedes familiarizarte con palabras o conceptos, lo que te permitirá reducir la cantidad de tiempo a gastar en ese contenido en el futuro. Del mismo modo, también puedes repasar los apuntes inmediatamente después de tus clases de manera que la información se fije en tu mente. Por último, visita a tus profesores en horario de oficina. No tengas miedo a acudir a tutorías y resolver todas las dudas que tengas.

5. Realiza buenas obras

Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “La fe tiene más de setenta ramas (o: más de setenta ramas), la más excelsa de ellas es el decir que no hay más dios que Allah y la más humilde es retirar un obstáculo del camino, y la modestia (vergüenza) es una rama de la fe.” [Sunan An-Nasai]

Incluso con 10 o 15 minutos de descanso, puedes realizar buenas acciones para impulsar tu iman. Prueba estos sencillos actos:

– Poner una sonrisa en la cara de alguien
– Enseñar a tus compañeros conceptos que tengan dificultades
– Enviar un mensaje a un amigo enfermo
– Comprar café para los trabajadores de limpieza de las escuelas
– Voluntariado con organizaciones benéficas locales
– Visitar a una persona enferma en un hospital cercano

Nunca se debe subestimar la cantidad el poco tiempo que tengamos para poder ayudar a alguien. Estos pequeños actos te podrían ayudar con tus estudios, ya que nos permiten reorientarnos y nos recuerda que hay más vida fuera la química, las matemáticas, la psicología, etc., así ayudar a valorar lo que tenemos.

6. Realiza ejercicio

Muchos centros educativos tienen gimnasios o instalaciones de ocio que son generalmente mucho más baratos para los estudiantes. Actívate con un entrenamiento de 30-45 minutos durante los descansos. El ejercicio es esencial para reducir el estrés, sobretodo en época de examenes. Si no hay gimnasios, haz un entrenamiento rápido en o sal a caminar o correr. Un cambio de escenario puede hacer maravillas para refrescarte antes de la próxima clase. En el torbellino de una vida ocupada, descuidamos nuestra salud y la forma física por comer más y movernos menos. Nuestro cuerpo es una confianza que nos ha dado Allah (Subhanahu Wa’Tala) y tiene derechos sobre nosotros. Durante el descanso debemos atender a las necesidades de nuestro cuerpo que nos permita aguantar todas las grandes cosas que hacemos, incluyendo el Salat.

7. Llama a un familiar

El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El parentesco (Rahim) deriva de Allah (Subhanahu Wa’Tala). Si alguien mantiene lazos de parentesco, Allah (Subhanahu Wa’Tala) mantiene lazos con él. Si alguien los separa, Allah (Subhanahu Wa’Tala) los interrumpe.” [Al-Adab Al-Mufrad]

Si vives fuera de casa, aprovecha el descanso para ponerte en contacto con tus padres, hermanos u otros miembros de la familia para ver cómo están. Esto podría ser una agradable sorpresa para ellos si normalmente no les llamas durante el día. A veces, cuando nos centramos en el estudio, descuidamos a los que nos aman. Haza un esfuerzo para mantener los lazos familiares con tus familiares, ya que es un acto altamente recompensable.

8. Realiza halaqas

Reune a otros musulmanes en la sala de oración después del Salat y ten un breve halaqa para dar el uno al otro. Esto es algo que te ayudará a proteger, desarrollar y fortalecer tu imaan, así como pasar tiempo con tus hermanos musulmanes. Nuestro amado Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) nos aconseja mantener una buena compañía ya que la gente con la que pasamos la mayor parte del tiempo son un reflejo de lo que somos. Los halaqas pueden ser para discutir, reflexionar y apoyar a otros en la mejora de sí mismos en todos los aspectos de la vida. Elige un tema diferente para aprender cada semana: por ejemplo Sirah del Profeta es un tema brillante que pueden dividirse en muchas partes cortas, cada semana un evento de la vida del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él).

9. Y aquí lo que NO hacer

En un post donde hablamos de lo que debemos hacer con nuestro tiempo libre, es importante mencionar también algunas cosas que no hacer, para ayudar a protegernos de usar nuestro tiempo sin hacer nada o estar en situaciones que no benefician a nuestro imaan. Por ejemplo:

No abras tus aplicaciones de redes sociales. Los pocos minutos pueden convertirse rápidamente en media hora. A menudo, aprendes cosas sobre la vida de la gente que no te conciernen. Esto también abre el camino a lo ajeno, algo que debemos eliminar de nuestro carácter.
No vayas a lugares sociales. Aunque solo sea para saludar, todo el descanso puede irse en vida social. Aunque existen beneficios como por ejemplo ver que están haciendo tus amigos, estos entornos sociales a menudo conducen a la charla inútil y poco productiva.
No te olvides de planificar. ¿Tienes una idea de lo que quieres hacer durante el descanso? Es vital saberlo, para tener organización y no perder el tiempo.
No te saltes el almuerzo. Si bien hemos hablado mucho acerca de lo que se puede hacer para aumentar la productividad, no te olvide de comer! Nuestra nutrición juega un papel clave en nuestra capacidad para ser productivos, por lo que asegúrate de que comes de forma sana y equilibrada. Evitando el almuerzo para aprovechar el tiempo sólo te dejará sin energia.

Piensa acerca de qué acciones se pueden incorporar en los descansos en la escuela. ¿De que forma te gusta aprovechar ese tiempo? Comenta a continuación y comparte tus conocimientos con los demás lectores!

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

[Productive Breaks – Part 2] How to Have a Productive Break at School

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Un comentario en “[Descansos productivos – Parte 2] Cómo tener un descanso productivo en los estudios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.