[Surat Al-Kahf Serie – Parte 3]: Tres strikes y estás fuera!

al kahf

Es uno de esos días. La alarma no se apaga. Llegas tarde a una reunión urgente. No hay comida apetecible en la nevera y no queda café. Con las prisas te rompes los pantalones. El coche no arranca así que coges un taxi con un conductor muy hablador que se equivoca y se terminas atrapado en un atasco eterno que parece durar una semana entera!

Solo quieres gritar: “¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena?”

Recuerdo sentirme de la misma manera cuando la escuela de mi hijo cerró definitivamente y, con su autismo, un cambio en su rutina no fue un paseo por el parque precisamente! Ser madre soltera, sinceramente, me acabó desesperando, pensando en que Allah (Subhanahu Wa’Tala) me estaba probando en mi tema más débil, y luego me enteré de la historia del Profeta Musa (la paz sea con él) con Al-Khidr, y por qué leemos sobre él en Surat Al-Kahf todos los viernes. Desde entonces, una luz bendita me aclaró, y nada volvió a ser lo mismo.

Un hombre le pidió al Profeta Musa (la paz sea con él) quien era la persona viva que más conocimiento tenía y el Profeta le respondió automáticamente que era él, ya que era el Mensajero de Dios. Pero Allah (Subhanahu Wa’Tala) le mostró a Musa (la paz sea con él) que había alguien mas sabio (un hombre llamado Al-Khidr). Musa (la paz sea con él) se embarca humildemente en un largo viaje en su busca y así aprender de él.

Al-Khidr ordena al Profeta Musa (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) no preguntar nada durante el proceso de aprendizaje; es de esperar que era algo muy difícil no preguntar acerca de arruinar la barca de unos pobres, matar a un joven chico y restaurar un muro en un pueblo donde no era bien recibido. La curiosidad de Musa sacó lo mejor de él, y Al-Khidr finalmente explicó que cada acto que hizo podría haber parecido horrible, o confuso, pero en realidad era por una buena causa [Sahih Al-Bujari].

Creo que esta historia es el origen de la frase “bendiciones disfrazadas”.

¿Qué tiene esto que ver con la productividad?

Voy a dejar que las siguientes lecciones de oro respondan a esta pregunta.

Primera lección: La única manera de conseguir más es dar más

Antes de empezar con la primera historia de la gente pobre en el barco, ¿puedo hacer una pausa para admirar al Profeta Musa (la paz sea con él) ? ¿Entiendes quién era? ¡El elegido! Sin embargo, él viajó mucho para aprender de otra persona. Podía haber ido fácilmente hasta Al-Khidr y decir: “¡Hey! Hablé con Dios. ¿Puedes superar eso?” Pero en lugar de eso le siguió! Ese tipo de humildad es el primer paso para lograr cualquier meta. Con el fin de aprender y salir adelante en la vida, tienes que ser lo suficientemente humilde para escuchar y absorber la información de los demás.

El viaje tuvo mucha acción. Al-Khidr no sentó al Profeta Musa (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) delante de una pizarra para enseñarle. No, él enseñó a su alumno con experiencias en vivo. El primero fue a bordo de un barco que pertenecía a un grupo de gente pobre, y fueron lo suficientemente amables para dar la bienvenida a al-Khidr y al Profeta Musa (la paz sea con él) y ayudarles a alcanzar su destino. Al-Khidr hizo un agujero en el barco porque sabía gracias a Allah (Subhanahu Wa’Tala) que había un rey detrás de ellos a punto de apoderarse por la fuerza del barco.

Ahora, todo tiene sentido; cuando das ayuda, dinero, tiempo o servicios desde el corazón, sólo obtendrás más, nunca perderás.

Nuestro amado Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) estaba en lo cierto cuando dijo: “La caridad no hace de ninguna manera que disminuya la riqueza y el siervo que perdona, Allah añade a su respeto, y el que muestra la humildad Allah le eleva en estimación (de la gente).” [Sahih Muslim]

Segunda lección: nada se pierde, sólo se reemplaza

Esta historia es una píldora difícil de tragar. Es decir, ¿matar a un niño? ¿En serio? Es la peor pesadilla de todos los padres, y aquí Al-Khidr asesina una alma inocente porque el niño puede crecer y desobedecer a sus padres. ¿Cómo sabemos si el dolor de perder un hijo no es peor que lo porta mal?

Pues bien, Allah (Subhanahu Wa’Tala) lo sabe.

Y si alguna vez has visto a un joven golpear a su padre, convertirse en un ateo, o una joven musulmana fugarse con su novio y provocando un gran escándalo, o convertirse en un adicto a las drogas, se entiende totalmente que a veces la muerte es una misericordia si se compara a otros desastres constantes.

El muchacho asesinado, muy probablemente irá al Paraíso y sus padres sólo tendrán los mejores recuerdos de él antes de tener un nuevo hijo, que llenará sus vidas de alegría.

“Allah nunca quita nada sin dar a cambio algo mejor.”

Tercera lección: Nuestra bondad sobrevive incluso después de morir

El Profeta Musa (la paz sea con él) y Al-Khidr fueron a un pueblo de personas hostiles, el tipo de gente que no te daría un vaso de agua si estuvieras en un edificio en llamas. Imagínate lo que estas personas harían una vez que encontraran un tesoro enterrado. ¿Realmente darselo a sus legítimos propietarios? ¡NO! Al-Khidr construyó una pared que estaba a punto de caer para preservar el tesoro que había debajo hasta que los niños huérfanos crecieran, porque es cuando lo necesitarían más. Les explicó su accion más tarde, diciendo que lo hizo por el bien de su padre, que era un hombre justo.avaricia

Oh, cómo nos preocupa nuestro montón de dinero, con el temor de que nuestros hijos tendrán problemas después de que nos muramos. Todos los fondos y seguros de vida para asegurar el futuro nos asegura la forma en que elegimos vivir antes de morir. Allah (Subhanahu Wa’Tala) nos promete muchas recompensas si nos quedamos en el camino correcto, y una de ellas es la seguridad financiera para nuestras familias cuando ya no podamos proveerlos.

El Islam es cualquier cosa menos egoísmo; nos enseña que todos estamos conectados, y cada pequeña buena acción que hacemos va a tener un efecto dominó en beneficio de nuestros seres queridos y de muchos otros.

¿Notas los sentimientos en este hermoso capítulo? ¿Ves cómo Allah (Subhanahu Wa’Tala) se preocupa por nuestros sentimientos y calma suavemente nuestros corazones? En la primera historia, Él (glorificado y exaltado sea) quita el miedo y la ira de perder el barco. En el segundo, le quita la tristeza y la desilusión en un niño rebelde, y en el tercero, quita la ansiedad de preocuparse por el futuro. Este es nuestro Señor, El Misericordioso y el Más Compasivo.

Más tarde descubrí que la escuela anterior de mi hijo cerró debido a que los maestros golpeaban a los niños con necesidades especiales y abusaban de ellos, sabiendo que nunca podrían informar a sus padres. Mi hijo va ahora a una nueva escuela, donde los profesores son ángeles enviados desde el cielo. Nunca lo había visto tan feliz a mi hijo, y estoy agradecido por todo lo que está aprendiendo y en quién se está convirtiendo ahora. La bendición es clara y viva ahora, ya no está disfrazada!

Este capítulo nos enseña mucho más que lo que parece a simple vista: la forma en la que nuestra mente juega con nosotros y nos lleva a los lugares más oscuros; cómo dar a los demás el beneficio de la duda es una Sunna olvidada y nos muestra por qué nos entra el pánico y la descomposición, porque no tenemos ningún conocimiento del futuro, y esa es la tercera prueba con la que el Dajjal vendrá. El Dajjal pondrá a prueba nuestra fe, nos cegará con la riqueza. Él será capaz de traer de vuelta a los muertos! La única manera de sobrevivir a esta prueba es seguir siendo humilde y sincero. El poder del conocimiento está en saber que hay mucho que no sabemos.

¡Oye! ¿Qué pasa con el título y los tres strikes? Se me olvidó mencionar que sólo tenemos una serie de posibilidades y tenemos que aprender de nuestros errores y que la paciencia es la clave de todo lo bueno!

CAPÍTULO 1CAPÍTULO 2

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

[Surat Al-Kahf Series- Part 3] Three Strikes And You’re OUT!

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

2 comentarios en “[Surat Al-Kahf Serie – Parte 3]: Tres strikes y estás fuera!

  1. Pingback: [Surat Al-Kahf Serie – Parte 2]: Cuando el dinero habla… cállalo! – Musulmán Productivo

  2. Pingback: [Surat Al-Kahf Serie – Parte 4]: ¿Qué estás haciendo con tus sueños? – Musulmán Productivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.