La bendición olvidada: Dar a tus padres el trato adecuado que se merecen

trato a los padres“Ali, por favor ven a la mesa y come”, llama Halima, su madre, por tercera vez. “En unos minutos mamá, estoy ocupado, que eres tan difícil… dejadme en paz!”. Seguido de un fuerte portazo.

¿Cuántos de nosotros somos culpables de esto? Puede que no sean exactamente las mismas palabras, pero de alguna manera todos hemos faltado el respeto a nuestros padres, algo que ciertamente no merecen. Los jóvenes de hoy en día han perdido el respeto a sus padres que trabajaron tan duro para criarlos. Se ha convertido en la “norma” gritar a nuestras madres. Hacemos comentarios despectivos y, a veces, fingimos que no oímos lo que están diciendo.

Basta con un segundo para dar un paso atrás y reflexionar: la que te enseñó a caminar, a comer, a hablar: conscientemente decides hacer caso omiso de ella?

Sin embargo, el amor incondicional de una madre no es como ningún otro. No importa lo que diga tu hija o tu hijo, lo volverás a llamar. ¿Sabes por qué? No porque ella sea tu enemigo o porque está deliberadamente tratando de molestarte. Es porque ella realmente se preocupa. Ella se preocupa mucho, más que nadie nunca lo hará.

Cuando eras más joven, ella pasaba hambre para que tu tuvieses el estómago lleno. Ella no se compró nada a sí misma para que pudieras tener tus juguetes, sólo para verte sonreír. Ella cuidó cuando estabas enfermo. Entonces, ¿por qué actuar de repente así?

El Paraíso está bajo los pies de las madres

Debe tratarla como una reina y “besar el suelo que ella pisa” por todos los favores que ha hecho por ti.

Subhan Allah, no quiero endulzar la realidad porque he visto con mis propios ojos que esto sucede, por lo que no te ofendas por lo que digo. Por desgracia, la verdad es más amarga de lo que siempre ha sido. He sido testigo de ello: la preocupación sin fin y el cuidado de las madres para sus hijos y la absoluta falta de respeto de los niños y el desconocimiento de sus madres porque, “ahora es diferente!” y “¡uf, nunca me entenderás!”.

Esta injusticia se hace no sólo a las madres sino también los padres. A veces los niños llegan a ser tan arrogantes y envueltos en su egoísmo que cuando sus padres les hablan en su lengua materna, hábilmente responden con términos de argot en un intento de humillar a sus padres. Os pido hoy que intentéis contemplar esto. Con el alto grado que Allah (Subhanahu Wa’Tala) ha dado a nuestros padres, podemos siquiera devolverles algo de todo lo que han hecho por nosotros?

Lo que necesitas dejar de hacer

1. Deja de levantar la voz

“…Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas “uff” ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras.” (Sura del viaje nocturno: 23)

Qué profunda declaración del Corán. Ni siquiera deberíamos suspirar pesadamente, y mucho menos levantar la voz. Cuando tus padres alzan la voz, que 9 de cada 10 veces tienen una muy buena razón para hacerlo, no se dejes que el shaitán alimente tu ira y el ego, haciendo que reacciones de una forma totalmente inapropiada. Parate, escucha, reconoce y pide perdón, a partir de entonces rectifica tu error, incluso si piensas que llevas razón y que están siendo injustos.

2. Deja de ignorarlos. Estás con tus amigos y de repente ves una llamada de “Casa”. Automáticamente rechazas la llamada. ¿Por qué? ¿No quieres que te molesten el buen rato que tienes con tus amigos, o te avergüenzas de hablar con tu mamá y papá? ¿Recuerdas cuando tenias cinco años de edad, y tuviste una rabieta en el medio de un supermercado ? ¿No te parece que avergonzaste a tu madre entonces? Ella no decidió abandonarte, ¿verdad? Porque al final y al cabo, eres su hijo y no importa lo que hagas, ella nunca se avergüenza de ti. Debes mucho a tus padres. Así que coge esa llamada, y responde amablemente a sus preguntas. Mejor aún, llamala un par de veces mientras estás fuera. No te va a matar, tienes un sinfín de minutos para gastar con tus amigos. Así que dedica unos minutos a tus padres y evítales que estén imaginando todo tipo de escenarios terribles en sus mentes cuando no le coges el teléfono!

3. Deja de pensar que siempre tienes razón. Esto, para mí, es una de las características más odiadas. Piensa en ello, lógicamente: la cantidad de experiencia mundana qué tus padres tienen comparado con la tuya. Al discutir cosas con tus padres, recuerda que nunca debes rechazar sus opiniones. Lo creas o no, eran pequeños errores que cometieron alguna vez y también, probablemente, el mismo error que estás a punto de cometer ahora, es por eso que te están aconsejando. Como un proverbio rumano dice: “Sólo los tontos aprenden de la experiencia; los sabios aprenden de la experiencia de los demás”. Así que aprovecha su conocimiento, la experiencia y la sabiduría que no has desarrollado aún. Así que la próxima vez, en vez de rodar los ojos y decir: “Sí, sí, lo que sea”, escucha, escucha realmente. Cogelo y actúa en consecuencia. Puedes darles las gracias también.

Lo que necesitas empezar a hacer

1. Empieza a mostrar un poco de gratitud. Esto es consecuencia del último punto. No te hará daño expresar una palabra de gratitud de vez en cuando. Después de todo, ellos te cambiaron los pañales. Los padres tienen “días malos” también, son humanos. Y necesitan a alguien para alegrarse el día de vez en cuando. Decir “gracias”, hacerlos sonreír, abrazarles, comprarles un regalo. Hazlo al azar y se sorprenderán de tal manera que la sonrisa que se les pondrá en sus caras no desaparecerá en mucho tiempo. No es fácil ser padre, aveces uno piensa que lo ha hecho todo mal. Mostrando un poco de amor, van a estar seguros de que tienen que haber hecho algo bien para que te comportes de tal manera.

2. Empieza a complacerles. Si nadie en el mundo se merece esto, son ellos. No tus amigos o incluso tu cónyuge, sino tu padres. Allah (Subhanahu Wa’Tala) les ha concedido una posición muy alta; ¿cómo les puedes tratar así? Ofréceles ayuda de cualquier manera posible. Realizar tareas adicionales, masajes a sus pies, llévales en coche cada vez que lo necesiten, ayuda en la cocina, todo lo que nunca harías para cualquier otra persona y tienes que hacer un esfuerzo extra para hacerlo: hazlo!

3. Empieza a hacer dua’a sincera por ellos. Hasta los hijos saben que sus padres les mencionan en todas sus dua’as. Tus padres no desean sino el bien para ti. Rezan por tu éxito. Es el momento para que tu puedas replicar el favor. Reza por su bienestar, reza por su perdón, ruega por el Yannah para ellos, y lo más importante, da gracias a Allah (Subhanahu Wa’Tala) por ellos. Haz de esto un hábito en todos los Salah. Antes de que pidas por ti mismo, pide por ellos.

Haz que tus padres estén orgullosos

Evidentemente, estos puntos son generales y hay un montón más que podrían ser mencionados, pero acabo de enumerar las cosas que he observado personalmente. Al final del día, complacer a tus padres va a agradar a Allah (Subhanahu Wa’Tala), no hay nadie en el mundo que merezca su misericordia y su compasión más que tus padres.

Haz que se sientan orgullosos. Si están contentos, también tu serás feliz, y tratándolos así aumentas tus buenas acciones. Por último, nunca les faltes al respeto. En ese sentido, os dejo con este verso del Corán:

“Tu Señor ha ordenado que sólo Lo adoréis a Él y que hagáis el bien con los padres. Y si a alguno de ellos, o a los dos juntos, les llega la vejez junto a ti, no les digas “uff” ni los rechaces, sino que háblales con buenas palabras. Baja sobre ellos el ala de la humildad que viene de la misericordia y di: ¡Señor mío! Ten piedad de ellos, al igual que ellos me criaron cuando era pequeño.” (Sura del viaje nocturno: 23-24)

Que Allah (Subhanahu Wa’Tala) nos permita ser amables, compasivos y cuidar a nuestros padres y ganar su amor, no su ira.

Comparte tus pensamientos en la sección de comentarios!

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

The Forgotten Blessing: Giving Your Parents the Proper Treatment They Deserve

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Un comentario en “La bendición olvidada: Dar a tus padres el trato adecuado que se merecen

  1. Pingback: [Lecciones para padres en la Sura Luqman – Parte 3]: Ser agradecido y cuidar a los padres – Musulmán Productivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.