Cinco principios básicos de la paternidad islámica

paternidad-islamicaEl mejor regalo que puede recibir de sus padres un niño es una educación adecuada. Pero puede ser confuso y desalentador con tantas teorías, métodos, etc. ¡No es de extrañar que a la mayoría de los padres les resulte difícil criar hijos productivos y piadosos! Para que sea fácil para los padres, he reducido a cinco principios esenciales. Si nos centramos sobre estos cinco principios, entonces nos ayudará a guiarnos y hacernos padres productivos que críen niños productivos in sha Allah.

Los niños son una amanah para nosotros como musulmanes, una responsabilidad y a la vez un regalo. Es nuestro trabajo asegurarnos de que se conviertan en personas trabajadoras, productivas y, lo que es más importante, personas temerosas de Allah, que serán un activo para la Ummah. El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Cuando un hombre muere, todos sus buenos actos llegan a un fin excepto tres: las obras de caridad, el conocimiento beneficioso, y un hijo recto que reza por él.” [Sunan Abi Dawud]

Así que nuestra intención y nuestro objetivo al criar a nuestros hijos debe ser hacer de ellos un beneficio para nosotros y para el futuro. Para alcanzar este objetivo, aquí están los cinco principios que son esenciales para que nos ayuden mientras emprendemos nuestras tareas diarias del cuidado de nuestros niños:

  • Los niños nacen puros
  • Los padres tienen la responsabilidad de dirigir y guiar a sus hijos
  • Liderar y dirigir se hace con bondad y misericordia
  • Los niños necesitan límites
  • Los niños necesitan responsabilidades

Principio 1: Los niños nacen puros

El comportamiento de una persona puede ser interpretado de dos maneras: la primera es que las acciones se supone que están influenciadas por sus características internas; y la segundda es que las posibles causas de las acciones de una persona están relacionadas con su situación. Esta es la teoría de la atribución en la psicología social. Sin embargo, el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Cada niño nace en un estado de fitra, pero sus padres lo hacen judío o cristiano. Es como el animal que da a luz a una descendencia normal. ¿Has notado algún (animal joven) que naciese mutilado antes de que lo mutilases?” [ Sahih Muslim]

Este hadiz afirma que Allah (glorificado y exaltado sea) ha creado niños puros, sin pecado y con una predisposición natural para el bien y una creencia en el Dios único, es decir, hay una posibilidad nula de que el niño sea influenciado por sus características internas para comportarse mal. Por lo tanto, no se puede echar la culpa a un niño si hace algo malo, especialmente hasta que alcanza la edad de 10 años. Ningún niño tiene la intención de hacer mal, sino que sólo está imitando o aplicando lo que ha visto, oído, sentido y aprendido de su entorno.

Lo que podemos ver es que cuando el niño hace algo desagradable a sus padres, inmediatamente es regañado y culpado. Los padres deben darse cuenta de que él solo está actuando sobre lo que ve, oye y siente. Puede ser que haya copiado el comportamiento de lo que sucedía a su alrededor.

Consejo práctico: Recuerda que tu hijo es puro e inocente. Si se comporta mal, busca en su entorno una posible causa.

Principio 2: Los padres tienen la responsabilidad de dirigir y guiar a sus hijos

Cuando los niños son jóvenes, todavía están en el proceso de aprender lo que es correcto y lo que está mal, y la forma correcta de comportarse está en su entorno. Es responsabilidad de los padres enseñar al niño cómo hacer esto, cómo escoger su ambiente y decidir con qué tipo de gente llenar ese ambiente, para que puedan seguir haciendo lo que es bueno y puro. El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Cada uno de vosotros es un guardián y es responsable de sus cargos. El gobernante que tiene autoridad sobre la gente, es un guardián y es responsable de ellos; un hombre es un guardián de su familia y es responsable de ellos; una mujer es la guardiana de la casa y de los hijos de su marido y es responsable de ellos; un esclavo es un guardián de la propiedad de su amo y es responsable de ello; así que todos vosotros sois guardianes y sois responsables de vuestros cargos.” [Sahih al-Bukhari]

El niño es nuevo en el mundo, así que todavía no sabe qué hacer. Tiene una naturaleza innata para ser bueno, pero necesita ser nutrido. Sus padres son los encargados de esta responsabilidad de dirigir, guiar y cuidar de él. Si se deja solo, el niño podría ir de cualquier manera dependiendo de con quién se encuentra e interactúa. Si sus padres toman esta responsabilidad en serio para asegurarse de que crece en al-fitr y obedece a Allah (glorificado y exaltado sea) y Su Mensajero (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) muy probablemente continuará haciendo lo que es bueno y puro.

Consejo práctico: Los niños imitan a sus padres más que a nadie. Si encuentras algún comportamiento no deseado en tu hijo, comprueba si tú o tu cónyuge habéis actuado de manera similar frente a vuestro hijo. ¡Predicar que mentir es un pecado y luego mentir frente a los niños no ayudará!

Principio 3: Liderar y dirigir se hace con bondad y misericordia

Una de las cualidades de un gran líder es que cuida a aquellos a los que dirige. El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) tenía esta cualidad. Él trató a todos con bondad y misericordia (incluso con sus enemigos). Nuestro Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) era más amable con los niños:

Dijo Shadad ibn Hâd: En una de las dos oraciones del Duhr (mediodía) o del ‘Asr (tarde), el Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) estaba junto a uno de sus dos hijos nietos, Al-Hasan o Al-Husein (la paz sea con ellos). Él se puso de pie delante de las filas y colocó al niño a su derecha. Luego hizo la prosternación y la prolongó en demasía.

El narrador dice de boca de su padre: “Entre toda la gente, yo levanté mi cabeza de la prosternación y vi que el Mensajero de Dios (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) estaba prosternado y aquel niño se había montado sobre la espalda del Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él), y nuevamente volví a prosternarme. Cuando la oración concluyó, la gente preguntó: “¡Oh Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él)! En la oración que hoy realizaste hiciste una larga prosternación, cosa que no hacías en el resto de las oraciones. ¿Acaso recibiste alguna orden al respecto? ¿O descendió una revelación para ti?”. Dijo: “¡Nada de eso!, sino que mi hijo nieto se subió sobre mi espalda y no quise molestarlo, para que hiciese lo que quisiese” [Sunan an-Nasa’i]

educación hijos islam
¿Cuántos padres conoces dejarían que su hijo subiera por encima de ellos mientras rezan? Como es uno de los pilares del Islam, puedes enfadarte con tu hijo por subirse sobre tu espalda. Sin embargo, el Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allāh esté con él) entendió que está en la naturaleza de un niño jugar, y por lo tanto no los detubo. Debemos entender que el juego y la “broma” son vitales para el desarrollo adecuado de un niño, ya que benefician su desarrollo físico, emocional, cognitivo y social.

En otro hadiz narrado por Aisha (que Allah esté complacido con ella):

“Un beduino vino al Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) y dijo: “¡Ustedes besan a los muchachos! El Profeta (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “No puedo poner misericordia en tu corazón después de que Allah (glorificado y exaltado sea) te lo haya quitado.” [Sahih al-Bukhari]

Sabemos lo importante que son los abrazos para que los niños se sientan seguros y felices. El afecto físico no debe ser detenido cuando tu hijo crezca. Por supuesto, puedes limitarlo a medida que tu hijo crezca, pero nunca ponerle fin.

Consejo práctico: Cuando tu hijo haga travesuras, en lugar de regañar y culparle, abrazarlo o acariciarlo y dile: “Te perdono. Vamos a arreglarlo!” Y luego, explicale su error y sugierele una manera de rectificarlo. También puedes decir “Astaghfir-Allah”. ¡Un hábito adicional para enseñar sería que una buena acción limpie una mala acción! Además, si tu hijo te molesta mientras rezas, no te enfades, sino explicale su error después de tu salah, explicando la importancia de nuestras cinco oraciones diarias.

Principio 4: Los niños necesitan límites

Allah (glorificado y exaltado sea) nos ha dado límites. El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“En verdad Allah el Todopoderoso ha establecido Faraid (Obligaciones religiosas), así que no los descuideis. Ha establecido límites, así que no los sobrepaseis. Ha prohibido algunas cosas, así que no las violen; acerca de algunas cosas Él decreta en silencio, por compasión por ti, no por olvido, así que no busques acerca de ellas.” [Hadith Nawawi]

Sin fronteras, la sociedad estaría en el caos así como cualquiera pudiese hacer cualquier cosa y violar los derechos de los demás. Lo mismo ocurre con el niño. Necesita un conjunto de límites para guiar su comportamiento, lo que le da al niño la libertad de actuar y comportarse dentro de los límites. Si no sabes cuáles son los límites, entonces él siempre estará probándote con su comportamiento para ver lo que es aceptable y lo que no.

Si al niño se le enseña de antemano cuál es la conducta correcta y buena, entonces tendrá las pautas para actuar dentro de los límites y dejará de confundirse.

Consejo práctico: Establece reglas y límites para todos en la familia (incluyéndote a ti mismo) y ten cuidado de explicarle a tu hijo por qué debe obedecerlas. A los niños les encanta el razonamiento lógico, pues lo hacen sencillo. Crea una hoja de actividad donde puedas escribir reglas sencillas en, que se pueda colgar en la sala de estar o en la cocina como un recordatorio visual. Recompensar el buen comportamiento con pegatinas que puedes poner en su carta personal de cada niño, culminando en una recompensa más grande al final de la semana.

Principio 5: Los niños necesitan responsabilidades

Como cada uno de nosotros es responsable de lo que está a nuestro cuidado, también lo hace el niño que necesita ser enseñado a tener responsabilidad. Ser responsable enseña al niño a ser independiente, pero también confiable y productivo. Le hace sentir que tiene un papel en la familia y un papel en la sociedad en lugar de sentirse inútil. Desarrollará un sentido de pertenencia y será un miembro útil de la familia y de la sociedad. Le dará un propósito en lugar de actuar por frustración e inutilidad. También ayuda a enseñar a los niños a ser responsables de sus acciones. Allah (glorificado y exaltado sea Él) dice en el Corán que cada uno de nosotros es responsable de nuestras acciones:

¡Pero no! ¡Por la luna! ¡Por la noche cuando retrocede! ¡Por la mañana cuando brilla! Que es una de las grandes cosas que han de ocurrir. Advertencia para el género humano. Para quien de vosotros quiera adelantar o retrasar. Cada uno será rehén de lo que se ganó. (Sura del arropado: 32-38)

Dar responsabilidad a una edad temprana y apropiada ayuda al niño a darse cuenta de que si no hace lo que se supone, entonces afectará a los demás y los decepcionará. También prepara al niño para que cuando llegue el momento de ser plenamente responsable no será tomado por sorpresa. Esto no significa sobrecargarlo con darle trabajo. Comienza alrededor de la edad preescolar, porque decirle a tu hijo adolescente que haga sus tareas es algo tarde! Tiene que hacerse gradualmente a lo largo de los años de la infancia, agregando más a medida que el niño va lentamente hacia la madurez.

Consejo práctico: Algunas responsabilidades simples incluyen pedir a tu hijo que lleve su plato a la cocina o ayudar a poner la mesa. Más tarde en la infancia, tu hijo puede comenzar a lavar su plato o ayudarte a guardar los alimentos. Pídele a tu hijo adolescente que te ayude en la cocina cuando estés cocinando o limpiando, a guardar las cosas adecuadamente y mantener la casa limpia y ordenada.

Estos son los cinco principios básicos de la paternidad islámica. Hace que la crianza de los hijos sea un poco más fácil cuando se toman medidas en ellos. Una vez que lo tengas, me gustaría averiguar si tienes las 5 mejores cualidades de un padre musulmán. También, comparte con nosotros en los comentarios cómo vas a implementar estos principios en tu hogar y cuáles son tus planes de acción.

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

Five Basic Principles of Islamic Parenting

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

2 comentarios en “Cinco principios básicos de la paternidad islámica

  1. Marina Umm Mariam

    Assalam alikum! Muy interesante el artículo… Pero dónde habla de la bondad del Profeta hacia sus hijos al subirse uno en su espalda mientras oraba, debería de decir en realidad nietos, puesto q eso es lo son Hassan y Hussain.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.