Cómo tener un corazón conectado con Allah

Para ser honesto contigo, es un pequeño milagro para mí estar escribiendo este artículo ahora mismo (mi primer artículo para el Productive Muslim desde hace tres años). En este tiempo, me he alejado de mi religión más y más y podía sentir como mi corazón se endurecía hasta que sentía como si se hubiera convertido literalmente en una piedra. Es una sensación aterradora y al reflexionar, creo que todo esto sucedió sobre todo porque estaba siendo negligente con mi corazón.

El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “ciertamente en el cuerpo hay un pedazo de carne, que si está sano, sanará todo el cuerpo, y si se corrompe, se corromperá todo el cuerpo y, este es el corazón” [Sahih Muslim]

Tu corazón no se distancia de Allah (glorificado y exaltado sea) de la noche a la mañana. Es un proceso lento. Primero, empiezas a ser perezoso con actos de adoración, demorando la oración, menospreciando tus pecados. Entonces los placeres de esta vida se convierten en tu principal preocupación y ciertos pecados se convierten en un hábito del cual no puedes deshacerte, hasta que comienzas a sentir que realmente no tienes un propósito en la vida.

No quiero que mi corazón vuelva a caer en ese estado nunca jamás, ni que la conexión con mi Creador sea cortada. Recientemente, trabajar en mi relación con Allah (glorificado y exaltado sea) y establecer ciertos hábitos para mantener vivo mi corazón se ha vuelto increíblemente importantes para mí. Cada uno de nosotros tiene un corazón y aunque el corazón físico juega un papel crítico en nuestra vida diaria, el alimento más importante para el corazón es indiscutiblemente el espiritual.

Por lo tanto, rezo para que mis palabras te inspiren y a mí a comenzar a trabajar en tener un corazón sano, in sha Allah.

Esto es lo que debemos considerar…

Tu relación con Allah (glorificado y exaltado sea)

1. Conoce a Allah (glorificado y exaltado sea)

El Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Allah el Todopoderoso dijo: Yo soy como mi siervo piensa que soy. Yo estoy con él cuando Me menciona, si él me menciona para sí, Yo hago mención de él a Mi mismo. Y si él Me menciona en una reunión, Yo hago mención de él en una asamblea mejor que esa (de los ángeles). Y si él se acerca a Mí un palmo yo me acerco a él un codo, y si él viene a Mí caminando, Yo voy a él corriendo.” [Sahih Muslim]

Creo que para tener un corazón que esté conectado con Allah (glorificado y exaltado sea), necesitamos conocerlo primero. ¿Cómo esperamos construir una relación fuerte con alguien que apenas conocemos? Allah (glorificado y exaltado sea) nos dio múltiples maneras de hacer esto, una de las cuales es a través del Corán (volveré a esto más adelante). Otra manera de llegar a conocerlo es pasando tiempo aprendiendo y reflexionando sobre Sus Nombres que aprendemos del Corán y la Sunnah.

Sabed que Allah (glorificado y exaltado sea) es Al-Khaliq, El que nos creó; As-Sami ‘, El que escucha cada una de nuestras súplicas; Al-Qadir, El que es capaz de hacer cualquier cosa, no importa lo imposible que pueda parecer a nuestra limitada percepción. Esto nos ayudará a crear nuestra relación con Allah (glorificado y exaltado sea) en un marco positivo, y convertirla en una relación en la que con gusto trabajamos e invertimos. Así que explora, aprende y reflexiona sobre los nombres de Allah (glorificado y exaltado sea).

2. Espera firmemente por Su Misericordia

Allah (glorificado y exaltado sea) no está buscando una razón para castigar, rechazar o maltratarnos. Él está allí para nosotros cuando nadie más está y está buscando razones para aceptarnos. Sus Nombres nos enseñan que Él es Misericordioso, La Fuente del amor (Al-Wadud) y La Fuente de la paz (As-Salaam). Sin embargo, a menudo tendemos a perder la esperanza demasiado pronto. Creo que muchas veces esto puede ser la razón de por qué empezamos a perder nuestra conexión con Allah (glorificado y exaltado sea) por completo.

Sabed que somos humanos y nuestro corazón también, así que en algún momento, puede romperse, puede no funcionar correctamente o sentir un cierto vacío interior. Por experiencia personal, puedo deciros que es esencial que aprendamos a llenar este vacío al estar cerca de Allah (glorificado y exaltado sea) en lugar de tratar de llenarlo con cualquier otra cosa. Se optimista de que Allah (glorificado y exaltado sea) aceptará tu arrepentimiento. Él (glorificado y exaltado sea) menciona Su perdón mucho más a menudo que Su castigo en el Corán. De vez en cuando todos cometemos errores, pero es vital que los descubramos inmediatamente y nos acordemos de Allah (glorificado y exaltado sea). El arrepentimiento es un proceso constante, por lo que podría tardar un par de intentos en recuperarse completamente. Pero no te avergüences de volverte a Él, no importa la magnitud del pecado, y nunca pierdas la esperanza en Su misericordia infinita.

Conexión física

1. Realiza la oración

El Mensajero Muhammad (paz y bendiciones de Allah sean con él) dijo: “El ejemplo de las cinco oraciones (diarias) es como el de un río de aguas claras que fluye delante de sus casas en las que una persona se lava Cinco veces al día – limpiándolo de toda suciedad.” [Sahih Muslim]

Recientemente fui bendecido con poder ir a la umrah. Una de las cosas que más me llamó la atención fue cómo las cinco oraciones diarias estaban siendo priorizadas en las dos ciudades santas. Cuando oyes el adhan en Makkah o Medina, los dueños de la tiendas cierran sus comercios. Una corriente de gente, joven y vieja, mujeres, niños, y hombres, acude a la mezquita para conseguir los mejores lugares. Muchas personas ya están en la mezquita y han estado rezando, suplicando y leyendo el Corán durante horas. Ves gente haciendo wudu ‘, no corriendo, tomando su tiempo mientras lo hacen. La gente prioriza rezar en la mezquita y rezar a tiempo. Están listos para el camino de la oración antes de que el adhan pueda ser escuchado. Incluso fuera de las oraciones, me di cuenta de que la gente estructura su día alrededor de los rezos y no al revés. Al quedar con alguien, a menudo oí frases como “vamos a quedsar entre dhuhr y asr” o “vamos a vernos después del magrib” en lugar de “vamos a quedar a las 5 pm”.

Pero no se trata sólo de rezar a tiempo. Lo que es aún más importante en mi opinión es la calidad de nuestras oraciones. Cuando se trata de nuestro corazón, no hay nada más crucial que nuestra oración. Será la primera cosa que se nos preguntará y si nuestras oraciones fueron buenas, entonces todo lo demás será bueno, in sha Allah. Por implicación, esto significa que la calidad de tu oración es una manera de comprobar el estado de tu fe y de tu corazón. Es nuestra manera de invocarle cinco veces al día, para mantener nuestra relación con Él viva y nuestros corazones conectados con Él. Tenemos que arreglar la calidad de nuestra oración si queremos arreglar nuestros corazones. Si no tenemos esa consistencia, ese alimento para el alma, nuestros corazones serán automáticamente afectados.

Las cinco oraciones diarias pueden ser vistas como una constante renovación de nuestra fe. Nos revive espiritualmente si nos dedicamos a nuestras oraciones conscientemente, y no sólo las tratamos como una actividad cardiovascular. Un problema para muchos de nosotros es que no hablamos el idioma árabe, así que podríamos sentirnos desconectados en la oración porque no entendemos lo que estamos recitando. Entonces nos corresponde ser proactivos y encontrar maneras de sacar algo de la oración revisando, por ejemplo, algunos de los versos que hemos recitado, entendiendo su significado, etc.

2. Leer y reflexionar sobre el Corán

Quienes crean, aquéllos cuyos corazones se tranquilicen con el recuerdo de Allah, ¿cómo no van a tranquilizarse los corazones con el recuerdo de Allah? (Sura del trueno: 28)

Estoy seguro de que todos hemos estado en la situación en la que asistimos a una conferencia o un evento islámico, y volvemos a casa sintiendo una alta espiritual a través nuestro. Pero entonces, después de una semana o así, sentimos un bajón en nuestra fe otra vez. Imagínate este escenario: si fueras a aconsejar a un amigo que se quiere ponerse en forma, ¿le dirías que trabajara tres horas seguidas, y esto sería suficiente para el resto del año? ¡Si solo fuera así de facil! Al igual que algunas horas de ejercicio físico cada dos meses no hará nada en nuestros cuerpos, recordando a Allah (glorificado y exaltado sea) una vez por semana o una vez al mes no hará mucho por nuestro espiritu. Con el fin de ser coherentes con el recuerdo de Allah (glorificado y exaltado sea), tenemos las mencionadas cinco oraciones diarias, pero también nos ha sido dado el Corán, que no sólo está destinado a reposar en nuestros estantes, sino que fue revelado para ser leído, vivido y comprometido con una base diaria. Allah (glorificado y exaltado sea) nos dice en el Corán que nuestros corazones encuentran paz y tranquilidad en Su recuerdo. Dado que el Corán se dice que es la mejor forma de recuerdo, es un componente esencial para mantener nuestros corazones firmes. Pero, ¿cuántos de nosotros realmente hacemos un esfuerzo por entender Su libro? ¿Cuánto tiempo pasamos realmente con él?

Yo personalmente creo que leer el Corán, aunque no lo entendamos o lo recordemos todo, es un medio para purificar nuestros corazones y provocar cambios dentro de nosotros. Pero para sentir realmente el efecto de Sus palabras sobre nosotros, tenemos que estar dispuestos a profundizar para cosechar los enormes beneficios de su significado. Una vez oí una analogía que me gustaría compartir con vosotros: imaginad que recibís una carta de un rey, un presidente, o cualquier otra persona en una posición alta. Incluso si está escrito en un idioma que no entiendes, lo harías traducir porque estarías muriendo por saber lo que dice. ¡El Corán puede ser visto como una carta a la humanidad! Es un mensaje del Señor de los mundos. Es una de las experiencias más satisfactorias para establecer una relación con el Corán y extraer joyas sobre cómo enriquecer tu propia vida personal e iluminar tu corazón. Todo lo que tienes que hacer es comprometerte, sentarte, leer y reflexionar sobre el Corán, aunque sea solo un versículo al día. Uno de los tiempos recomendados es justo después de la oración del Fajr, ya que es un tiempo de bendiciones, pero yo diría que lo más importante es que encuentres un tiempo que te funcione mejor y que puedas adherirte de manera consistente.

Tu relación con los demás y contigo mismo

1. Rodéate de personas que te recuerdan a Allah (glorificado y exaltado sea)

El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Ciertamente el ejemplo del buen compañero y el mal compañero es como el ejemplo del vendedor de finos perfumes y el herrero. El vendedor de perfume, puede que o, te de una muestra gratis como un regalo, o le puedas comprar algún perfume, o (al menos) le encontrarás un buen aroma. Mientras que el herrero podrá o quemar tus ropas (debido a las chispas cuando se quema), o le encontrarás a él un aroma desagradable.” [Sahih al-Bukhari]

Incluso si te esfuerzas por mejorar y purificar tu corazón, resultará muy difícil si tu intención no es buena. Así como algunas personas pueden impactar positivamente, otros pueden envenenar tu corazón. Por lo tanto, la calidad es mucho más importante que la cantidad cuando se trata de los amigos que elijas. Es completamente normal que pasemos por fases en las que nuestra fe sube y baja, pero si mantenemos buena compañía y no nos aislamos, podemos evitar que nuestra fe caiga al suelo. Elige estar cerca de personas que te acercan a la rectitud, personas que te recuerdan a Allah (glorificado y exaltado sea) y te animan a hacer buenas obras, a los que te apoyan y creen en ti en los buenos tiempos, así como los malos.

Acude u organiza reuniones semanales donde te puedas reunir con amigos musulmanes y hablar de temas diversos. Leed Su Libro juntos, reflexionad sobre Sus palabras, rezad juntos, comed juntos y simplemente reuniros por Su causa. Es posible que veas algo de una manera que la persona sentada a tu lado no pueda ver y viceversa, para que puedas beneficiarte de las diferentes perspectivas de cada uno. Los ángeles rodean las reuniones donde se recuerda a Allah (glorificado y exaltado sea), así que imagínate cuán bienaventurado sería un encuentro semanal. Sentirás un efecto inmediato en tu corazón y en tu ser espiritual, in sha Allah.

2. Haz una pausa y evalúate

Frecuentemente evalúa el estado de tu corazón y piensa en la forma en que afecta a los demás. ¿Tu carácter y la forma en la que hablas y tratas a los demás, los acerca a Allah (glorificado y exaltado sea), o los aleja? Creo que un aspecto fundamental de purificar el corazón comienza con el trabajo en el carácter y el desarrollo de los modales. Cuando estés pasando por un momento difícil en tu vida, sal y ayuda a alguien a lidiar con sus problemas. De esta manera, podrás cambiar tu enfoque de “yo” a uno más positivo y comprensivo y serás capaz de poner tus propios asuntos en perspectiva.

Todos podemos hacer nuestra parte en hacer el mundo un poco mejor para alguien. Puede no afectar a todos, pero si puede tener un impacto en una sola vida, en un corazón, entonces todavía hay valor en ella. Te darás cuenta de que lo que haces por otros no sólo tendrá un efecto sobre ellos, sino que también ablandará tu propio corazón. Cuando miramos al Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Allah sean con él) y sus compañeros, podemos ver que nunca dejan que una persona se sienta como si estuviera sola o como si tuviera que pasar por pruebas por sí mismos. Sé un verdadero amigo de la gente y alguien con quien se pueda venir y hablar. Piensa en cómo ser musulmán no sólo es un beneficio para ti, sino también un beneficio para quienes te rodean.

Espero que este artículo te haya inspirado a alimentar y nutrir tu corazón y te haya proporcionado consejos prácticos sobre cómo hacerlo. El estado de tu corazón determinará cómo percibes el mundo que te rodea. Al igual que la forma en que cuidamos de nuestras mentes y cuerpos, tenemos que cuidar de nuestros corazones. Tómate un tiempo para reflexionar sobre ciertas cosas que suceden dentro de ti que necesitan ser remediadas y curadas. Nada de la dunya podrá darte lo que un corazón contenido, un corazón conectado a su Creador, pueda darte.

¿Cuáles son tus consejos para tener un corazón sano conectado con Allah (glorificado y exaltado sea)? Comparte con nosotros en la sección de comentarios.

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

How to Have a Heart Connected to Allah [swt]

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

4 comentarios en “Cómo tener un corazón conectado con Allah

  1. abdul-Lah

    salam ualeikum. Bonito artículo hermano. Baraka Al-Lahu fikum. En mi opinión la clave está en lo q has comentado sobre la gente de Medina y Makka, organizar nuestras vidas entorno al salat y dando preferencia a nuestra relación con Dios y sus preceptos en lugar de organizarnos entorno a preferencias de tipo material. Y por supuesto tener paciencia siempre, aunque nos cueste, ahí está la baraka de Al-Laah subhana uatala, decir AlhamduliLah siempre, ocurra lo que ocurra y la baraka de Dios es infinita, ósea q la mejor recompensa se obtiene a través de la paciencia y la confianza en nuestro Señor. Por eso sentir que nuestro Señor nos observa y nos pone a prueba es importante, ante la dificultad hay decir alhamduliLah y q pensar q esta vida mundana es temporal; porque si todo fuese un mundo de rosas, sin pruebas ni dificultades, entonces ni existiría la justicia ni podríamos tampoco aprender a valorar todas las bendiciones de Dios el Altísimo. Salam ualeikum warrahmatuLaahi wabarakatu herman@s😊👍

    Le gusta a 1 persona

    1. Claro que sí hermano, hay pruebas más difíciles que otras, pero en esta vida todo son pruebas, sino como bien dices, si todo fuera un camino de rosas….Paciencia…Una sola palabra y a veces tan difícil…Pedimos a Allah por más paciencia!!
      Jazak Allah khairan por comentar hermano!! Barak Allah fik!

      Le gusta a 1 persona

  2. Claudia Villegas

    Hermoso artículo, es hermoso conocer a nuestro creador Allah (SWT) leyendo el Corán aunque sea una vez por semana, traer siempre su palabra en nuestros bolsos y sentarnos a leer y tratar de entender la forma tan hermosa en que nos enseña a vivir, hago la invitación a que todos traigamos siempre el Corán y en vez de sacar nuestros móviles leamos aunque sea una surah. Bendiciones

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s