[Surat Al-Kahf Serie – Parte 4]: ¿Qué estás haciendo con tus sueños?

Señoras y señores, nos acercamos al final de esta serie. Por favor, apriétate el cinturon de seguridad y asegúrate de que el asiento está en posición vertical. En nombre de la tripulación de cabina, me gustaría darte las gracias por tomar este viaje con nosotros y esperamos verte aquí de nuevo pronto.

Muy bien, utilizo el humor para esconder mis verdaderos sentimientos, y hoy tengo una pequeña angustia porque realmente voy a echar de menos hablar de la Surat Al-Kahf. En una nota más ligera, mientras investigaba la historia final, que trata de un rey llamado ‘Dhul-Qarnayn’ (el hombre de los dos cuernos), descubrí que una posible razón de su título es su peinado: dos colas de caballo que parecían Cuernos.

Otros dicen que es porque alcanzó los dos “cuernos” del sol, este y oeste. De hecho, hay muchas interpretaciones de su título y Allah (glorificado y exaltado sea) sabe mejor cual es el verdadero. Es su fascinante historia lo que más nos preocupa, ya que se nos pide que la leamos todos los viernes por el resto de nuestras vidas.

Dhul-Qarnayn era un legendario rey justo a quien Allah (glorificado y exaltado sea) había dado un inmenso poder. Utilizó su regalo para viajar alrededor del mundo, encontrando en su viaje un gran número de naciones a quienes él ayudó a reformar. Uno de sus mayores logros fue construir una presa para proteger al mundo entero del terror de dos tribus monstruosas llamadas Gog y Magog, cuya penetración a través de esa sólida pared será uno de los diez signos más importantes del Día del Juicio Final. Su historia termina abruptamente, pero lo que sé es que Allah (glorificado y exaltado sea) mencionó la historia de Dhul-Qarnayn en unos 16 versículos sagrados del Corán para que aprendiéramos algo crucial. Así que aquí va.

Los sueños son las semillas del poder: abrázalas

Verdaderamente le dimos poder en la tierra y de cada cosa le dimos un medio. Y siguió uno de ellos. (Sura Al Kahf: 84-85)

Ahora, esto es sólo una especulación de mi parte así que por favor no me cites en ella. No puedo dejar de imaginar la infancia de este rey increíble y me imaginé algo así:

“¡Mamá, cuando crezca voy a cambiar el mundo!”

“Eso es tan dulce, cariño. ¡Ahora termina tus verduras por favor!”

“¡Lo digo en serio! Mi sueño es ir a la aventura más magnífica de todos los tiempos. Quiero viajar alrededor del mundo y cambiarlo a mejor…”

“¡Estoy tan orgullosa de ti, hijo mío! Estás destinado a la grandeza. Nunca renuncies a ese hermoso sueño.”

Tal vez esa no fue la conversación exacta, pero de una cosa estoy seguro, y es que ese viaje no ocurrió por casualidad. Una vez que Allah (glorificado y exaltado sea) le dio los medios y el poder, Dhul-Qarnayn no perdió el tiempo. Utilizó su pasión por las aventuras para ayudar a la gente, y siguió sus sueños. Es ese tipo de aspiración que puede conquistar lo inimaginable! Esto es de lo que los líderes legendarios están hechos: misiones heroicas, una pasión consumidora y un sueño demasiado grande para que la mente humana absorba.

Así que dime, ¿cómo reaccionas a los sueños “poco realistas” de tus hijos? Más importante aún, ¿cuál de sus ambiciones le hace saltar de la cama por la mañana? La historia de Dhul-Qarnayn es a la vez una inspiración para aquellos que tienen un objetivo, y una gran bofetada en la cara para aquellos que no lo hacen. Si tu sueño se queda corto de perseguir, entonces, bueno, ¡tienes una vida aburrida! El sueño final no está enredado dentro de esta vida, es alcanzar los cielos más altos y por Allah, no dejes que nada te impida trabajar duro para llegar allí. Eso es lo que hace a los musulmanes tan especiales: tenemos un fin en mente.

La justicia es la esencia del poder: establécela

Verdaderamente le dimos poder en la tierra y de cada cosa le dimos un medio. Y siguió uno de ellos. Así cuando hubo alcanzado el poniente del sol, encontró que éste se ponía en un manantial cenagoso y halló junto a él a una gente. Dijimos: ¡Dhul Qarnayn!: O los castigas o adoptas con ellos una actitud de bien! Dijo: Al que sea injusto lo castigaremos y después volverá a su Señor que lo castigará con un castigo abominable. Pero quien crea y actúe con rectitud tendrá la recompensa de lo más hermoso, y le decretaremos de Nuestro mandato, lo fácil. (Sura Al Kahf: 84-88)

La primera visita de Dhul-Qarnayn mencionada en el Corán fue un grupo de personas que vivían en el lejano oeste. Su gigantesco ejército y las características de su superioridad eran simplemente indescriptibles.

La palabra “todo” en la primera ayah de arriba me deja sin palabras. Este rey era, de lejos, el hombre más poderoso de la tierra. Entonces, ¿qué hizo cuando llegó por primera vez? Uno pensaría que confiscaría los tesoros de la ciudad y pondría a sus generales militares en castillos de lujo. ¡Él haría una ceremonia enorme y ordenaría a las grandes cabezas que se inclinaran ante él sólo para mostrarles quién es el jefe! Sorprendentemente, la única demostración de su poder vino en forma de establecer la justicia y hacer cumplir una nueva constitución que trataba a todos por igual. No importa cuál era su estado, si hacía bien sería recompensado y si lo hizo mal sería castigado. Claro y sencillo.

Cualquiera que haya tenido éxito como un presidente o cualquier otra figura de autoridad comenzó el camino con un gran sueño, pero sin justicia e integridad, nadie puede retener el poder por mucho tiempo. Una vez que tu sueño de tener hijos propios se hace realidad, si no los tratas con justicia, ese sueño se convertirá en una pesadilla cuando pierdes el amor y el respeto de tus hijos. Alcanzar un rango más alto requiere tomar medidas consistentes hacia el éxito, y el más eminente de ellos es la justicia.

Abu Musa informó: El Mensajero de Allah (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

“Es parte de la fe en Allah respetar a los mayores entre los musulmanes, respetar al que ha memorizado el Corán si no hace alarde de ello o ignora su recitación, y respetar al gobernante justo.” [Abu Dawud]

Sin embargo, ¿cuál de los líderes de hoy realmente merece nuestro respeto?

Cuando hay una voluntad hay un camino

Luego siguió un camino. Hasta que al alcanzar las barreras de las dos montañas encontró detrás de ellas a una gente que apenas comprendían una palabra. Dijeron: ¡Dhul Qarnayn! En verdad Yayuy y Mayuy son corruptores en la tierra. ¿Quieres que te entreguemos un tributo para que hagas entre ellos y nosotros una muralla? Dijo: El poderío que mi Señor me ha dado es mejor. Ayudadme con fuerza física y pondré una barrera entre vosotros y ellos. Traedme lingotes de hierro. Y cuando hubo nivelado las dos vertientes de la montaña dijo: Soplad. Y una vez que había hecho fuego dijo: Traedme cobre fundido para verterlo encima. Y no pudieron escalarla ni hacerle ningún socavón. (Sura Al Kahf: 92-97)

En otro viaje, Dhul-Qarnayn entró en contacto con una nación aterrorizada donde se le ofreció el pago a cambio de protección de las tribus de Gog y Magog, que estaban implacablemente corrompiendo sus tierras. Obviamente, la reputación y el poder global de este rey le habían excedido, pues estas personas lo conocían por su nombre. Al ser la persona honorable que es, Dhul-Qarnayn se negó a tomar su dinero para construir el enorme muro y pidió ser ayudado por su mano de obra en su lugar. Ahora bien, estas personas sabían exactamente lo que había que hacer, eran ricas, fuertes y capaces, tenían soluciones, recursos naturales y trabajadores, y aunque morían todos los días, no hacían nada al respecto. Lo que les faltaba era la voluntad y la determinación, dos cosas que necesitamos inculcar en nosotros mismos y nuestros hijos si alguna vez esperamos un futuro más brillante.

Cada minuto cuenta

Dhul-Qarnayn instó a la gente en la historia anterior a trabajar y literalmente salvó el mundo, poniendo a la mayoría de los líderes de hoy en la vergüenza. ¿Cómo es que la historia de este rey no hace correr la sangre en nuestras venas? ¿Cómo todavía nos acurrucamos en nuestros sofás todo el día viendo la televisión y comiendo patatas fritas cuando cada uno de nosotros es una figura de autoridad en alguna parte, ya sea en el trabajo o en casa o incluso en la escuela? ¡Juro por Allah, que no hay tiempo para el tiempo libre! Así que dime, son tus sueños lo suficientemente grandes?

Con el mínimo conocimiento del Dajjal de un solo ojo (Anti-Cristo), fácilmente descubrirás que el escenario ya está siendo establecido para su llegada. El mal se ha vuelto tan normal que la gente se avergüenza de hacer lo correcto. Nos hemos vuelto tan egocéntricos hasta el punto de que las relaciones más cercanas que tenemos no son con nuestras familias, sino con nuestros iPhones, iPods y iPads, siendo la palabra clave “yo”. Este ser horrible vendrá a poner a prueba nuestra fe, nos cegará con la riqueza, nos confundirá con su conocimiento y asumirá el poder sobre el mundo entero, empezando por tomar el control de nuestras propias mentes. En lugar de hacer que cada minuto cuente, estamos contando los minutos hasta que el día haya terminado. Estamos perdiendo un tiempo precioso que NUNCA volveremos a tener!

Sí, esto suena como una conferencia de reprensión, pero todos estamos en el mismo barco aquí, incluido yo. ¿Cómo salimos de esta rutina?

Tú y yo: podemos hacer la diferencia

  • Revoluciona tu vida alrededor de un sueño que agrade a Allah (glorificado y exaltado sea) y levanta esta hermosa Ummah. No tengas miedo. Sueña en grande
  • A medida que avances cada paso, recuerda que debes permanecer humilde, porque esa es la única manera de aprender y tener éxito.
  • Aférrate a tus principios y a tu fe.
  • Lucha por la justicia. Habla y marca la diferencia.
  • Sal a este mundo con un entusiasmo que abrume a la gente que te rodea. Enorgullecete de aplicar el consejo de nuestro amado Profeta Muhammad (paz y bendiciones de Allāh esté sobre él) y muestra al mundo lo verdaderamente increíble que eres.

A todos los musulmanes de todo el mundo: este es el último despertador. Sueña con los sueños más encantadores y maravillosos y luego despierta y sed los orgullosos y poderosos líderes que debeis ser.

Guía por el camino. Puedes hacerlo, sé que puedes.

¿Cuál es tu gran sueño? ¡Por favor comparte tus pensamientos abajo en los comentarios!

CAPÍTULO 1CAPÍTULO 2CAPÍTULO 3

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

[Surat Al-Kahf Series – Part 4]: What Are You Doing With Your Dreams?

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s