La historia de mi corazón: Cómo reviví mi corazón en tiempos difíciles

“Pum pum… Pum pum… Pum pum… Así va mi corazón. Mientras pueda escuchar estos sonidos, sé que mi corazón está vivo y sigo vivo”, me digo a mí mismo.

“Esto no es suficiente”, susurra firmemente mi corazón. “No es suficiente para mí bombear y latir. Tienes que hacerme hacer algo más que eso. He sido creado para hacer más que eso. Yo soy el lugar donde tu fe y creencia en Allah (glorificado y exaltado sea) residen. Necesitas mantenerme limpio y acogedor para Él.”

Recuerda, Allah (glorificado y exaltado sea) dice:

Ese día, de nada servirá la riqueza ni los hijos, sólo estará a salvo quien tenga el corazón puro. (Sura de los poetas: 88-89)

“Es fácil hacer esto cuando todo va bien”, le respondo a mi corazón. “Estoy muy cansado de luchar contra la desesperación, la desesperanza, la ansiedad, el pánico todo el tiempo en estos días. ¿Dónde encontraré la fuerza para pulirte y limpiarte ahora?”

Quienes crean, aquéllos cuyos corazones se tranquilicen con el recuerdo de Allah, ¿cómo no van a tranquilizarse con el recuerdo de Allah? (Sura del trueno:  28)

Recita mi corazón…

Sé que mi corazón me está diciendo la verdad, la verdad absoluta. He sentido esta paz en mi corazón en muchas ocasiones. Es como encontrar refugio mientras una tormenta se agita alrededor. Es como saber que no importa lo que suceda a mi alrededor, estoy seguro por ahora.

Tengo recuerdos del tiempo que pasó cuando todo me iba bien, mi corazón era como un recipiente que estaba lleno de risas, alegría y felicidad. Se llenó de esperanza y planes para un brillante día. Todo lo que sabía era dar; dar amor, compartir la risa, despertar la esperanza y difundir el amor… Pero luego, se encontró una prueba tras otra. Apenas me había recuperado de una prueba cuando otra me golpeó con fuerza. Mi corazón despreocupado y feliz se convirtió en un campo de batalla. Combatiendo una batalla constante con la desesperación, la ansiedad y el pánico. Perdió la batalla muchas veces, y tuve que seguir reviviéndola. Cada vez que lo revivía, se debilitaba. Sabía que tenía que hacer algo rápido. Tuve que ser lo suficientemente fuerte para luchar sus batallas y ganar más y perder menos.

Si estás leyendo esto y pasando por un “juicio” en tu vida y puede relacionarse con lo que he dicho hasta ahora, entonces déjame decirte esto: “Está bien. Vas a estar bien.”

Sé que esto es así porque he conseguido de alguna manera mantener mi corazón vivo durante mis pruebas.

Y si yo puedo, ¡tu también puedes!

Permitidme compartir con vosotros algunos consejos que he trabajado para en mantener mi corazón vivo durante las pruebas que me puedan venir.

1. Habla con nuestro Señor, Allah (glorificado y exaltado sea)

Durante el curso de mi corta vida, me he dado cuenta de que uno se cansa de escuchar a alguien decir una y otra vez sobre lo que está mal en sus vidas. Llegué a un punto en el que sentí que no podía hablar con nadie acerca de mis preocupaciones, y estaba a punto de desmoronarme. Estaba en una desesperación absoluta. Entonces, como un rayo de luz que atravesó la oscuridad que me rodeaba, me encontré con esta ayah:

Yo estoy cerca y respondo al ruego del que pide, cuando Me pide; así pues que ellos Me respondan y crean en Mí, ¡ojalá se guíen rectamente! (Sura de la vaca: 186)

Puedo deciros, con la máxima veracidad, que no hay nada mejor y más reconfortante que tener una conversación con Allah (glorificado y exaltado sea). El lugar y el tiempo no importan. Sólo habla con El. Di lo que sientes o temes. Habla de tus pensamientos más oscuros, admite tus más profundas preocupaciones. Él (glorificado y exaltado sea) ya lo sabe todo y Él (glorificado y exaltado sea) no te juzgará ni te psicoanalizará. Allah (glorificado y exaltado sea) te confortará, te aceptará y lo arreglará. Es una promesa que Él (glorificado y exaltado sea) ha hecho en Su Libro.

2. Pide, pide y pide a Allah (glorificado y exaltado sea)

Mis conversaciones con Allah (glorificado y exaltado sea) acabaron siendo dua. Le rogué a Allah (glorificado y exaltado sea) que me ayudase a mantener vivo mi corazón. Le dije que temía que mi corazón no pudiera soportar los constantes avivamientos nunca más. ¿Respondió Allah (glorificado y exaltado sea) a mis dua? Sí, de la mejor manera posible. Puertas de sanación y fuerza se abrieron para mí. Allah (glorificado y exaltado sea) abrió la puerta para mí.

3. Caminar a través de la puerta de la curación y del fortalecimiento

Cierra los ojos y pregúntate: “¿Cuál podría ser la mejor manera de curar y mantener vivo mi corazón?”

El Corán…

Esa fue mi respuesta. Y era cierto.

Hacemos descender, por medio del Corán, lo que es curación y misericordia para los creyentes. (Sura del viaje nocturno: 82)

Cógelo.

Ábrelo.

Léelo.

Reflexiona sobre lo que dice.

Aplícalo.

Porque nunca puede haber otra fuente de vida para el corazón que no sea el Corán. Es sólo la forma en que Allah (glorificado y exaltado sea) lo ha creado.

4. Salah, nunca lo pierdas

No importa qué, si tu corazón está en él o no, no falte a tu salah. Respira en vida al corazón que está luchando sus batallas por ti. Derrama tus problemas a Allah (glorificado y exaltado sea) mientras estás en postración.

5. Ayuda a alguien

Puede ser un “cliché” ayudar a personas necesitadas para reconfortar nuestro corazón. Tal vez sean tus oraciones de gratitud, o que Allah (glorificado y exaltado sea) está feliz contigo por hacer una buena acción. Una llamada telefónica a una persona anciana o enferma, haciendo algo agradable por alguien, dar caridad, cualquier cosa que puedas hacer. Si puedes hacer de esto una rutina, entonces va a ser aún mejor!

6. Desarrolla un hábito de gratitud

Nada esquila el corazón más rápido que la gratitud. No importa lo duro que sean nuestras circunstancias, siempre hay algo por lo que estar agradecido. Incluso si es sólo un aliento que podemos tomar para pedir a Allah (glorificado y exaltado sea) que nos perdone. Personalmente, para mí, siempre me ayuda a sentirme mejor cuando dejo de llorar y simplemente miro todos los favores de Allah (glorificado y exaltado sea).

7. Haz lo que puedas y deja el resto a Allah (glorificado y exaltado sea)

Cuando mi corazón se siente abrumado por la preocupación, me digo a mí mismo, o más bien mi corazón me dice:

…Allah no cambiará la condición de un pueblo mientras éste no cambie lo que en sí tiene. (Sura del trueno: 11)

8. Continúa

Mantener el corazón vivo es un proceso que continuará hasta que haya una sola respiración para que podamos respirar. Habrá bajadas y subidas. Habrá momentos en que sentirás que tu corazón quiere dejar de latir y habrá oscuridad alrededor. No te desesperes. Allah (glorificado y exaltado sea) está cerca. Confía en mí, Allah (glorificado y exaltado sea) arregla los corazones de la manera más hermosa.

Mi querido amigo, mi querida amiga, sé lo que sientes. He estado allí y estoy allí ahora mismo. La mejor noticia que puedo darte es que nunca te preocupes porque nunca estás solo. Incluso en los momentos más oscuros de tu vida, Allah (glorificado y exaltado sea Él) está cerca. Siempre.

Os dejo con una joya que el Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allah sean con él) nos dejó. Úsala, pero úsala bien:

“Oh Allah, mantén mi corazón firme en tu religión.”

Shahr bin Hawshab (que Allah esté complacido con él) dijo:

Le dije a Umm Salamah (que Allah esté complacido con ella): “¡Oh Madre de los Creyentes! ¿Cuál fue la súplica que el Mensajero de Allah (paz y bendiciones de Allāh esté sobre él) dijo con más frecuencia cuando estuvo contigo?”

Ella (que Allah esté complacido con ella) dijo: “La súplica que él dijo con más frecuencia fue: “Oh Cambiador de los corazones, que mi corazón siga firme en Tu religión (Yā Muqallibal-qulūb, thabbit qalbī` alā dīnik)” Y le pregunté por qué lo suplicaba con tanta frecuencia.

“Él (la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo: “Oh Umm Salamah! Verdaderamente, no hay ningún ser humano que su corazón está entre dos dedos de los dedos del Todopoderoso, así que a todo el que quiere, Él hace firme, y a quien quiere, hace que se desvíe.

[Jami` at-Tirmidhi]

Que Allah (glorificado y exaltado sea) disipa toda oscuridad y desesperación de tu corazón y la abra con Su luz, amín!

¿Cuáles son tus consejos productivos para mantener vivo tu corazón durante las pruebas y dificultades? ¡Compártelas con nosotros en los comentarios!

Si te ha gustado, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

My Heart’s Story: How I Revived my Heart during Tough Trials

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s