Limpieza y productividad: Parte 1 – Wudhu

¿Cómo es que estar absolutamente limpios nos mantiene productivos?

Esa es una pregunta que me vino a la mente cuando noté una mayor productividad justo después de hacer wudhu, tomar una ducha o, en general, estar limpio / ordenado.

En esta serie de 2 partes, exploraremos la relación física causa-efecto y la relación espiritual causa-efecto entre la limpieza y la productividad; comencemos con el wudhu inshaAllah:

Allah dice en el Corán:

…ciertamente Allah ama a los que se arrepienten y purifican. (Sura de la vaca: 222)

 

… y Allah ama a quienes se purifican. (Sura del arrepentimiento: 108)

Solo esos 2 versos son suficiente incentivo para que estemos constantemente limpios y en un estado de pureza y esto explica por qué el Islam ha cuidado mucho este tema en la medida en que incluso una persona muerta es honrada con un baño antes del entierro.

Sin indagamos en las profundas complejidades de Pureza y Limpieza en el Islam (que curiosamente es SIEMPRE el primer capítulo en cualquier libro de Fiqh) quiero que nos centremos en Wudhu (ablución) y su efecto en la Productividad.

El Wudhu es uno de los rituales más hermosos con los que hemos sido bendecidos los musulmanes. Nos mantiene puros y limpios, tanto física como espiritualmente y nos conecta con nuestro Khaliq (Creador). Mantiene nuestra mente consciente de Él y nos prepara para encontrarnos con Él, es por eso que estamos animados a estar en un estado de Wudhu en todo momento, como el Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo: “… y nadie preserva su wudu excepto un creyente.” [Ibn Maajah, Sahih]

En mi búsqueda por entender el efecto del wudhu en la productividad, estaba tratando de entender por qué el wudhu era un requisito previo para el Salah. Una explicación interesante que encontré (y hay muchas otras explicaciones) es que el wudhu te ayuda a “concentrarte” en el Salah y a “estar de humor” para el Salah. Traté de profundizar y adivinar por qué esto es así, y se me ocurrió que el wudhu es la acción física de una intención, es decir, te levantas físicamente y te viertes agua para proclamar la intención de que vayas a rezar.

Piensa en lo que esto significa en términos de productividad: planeas hacer un trabajo que has estado planeando durante mucho tiempo, así que te levantas y haces wudhu primero, esto te pone en el estado de ánimo y con la mente enfocada para tu trabajo, porque has tomado medidas físicas para afirmar esa intención, ¿tiene sentido? Además, la belleza de hacer wudhu antes de cualquier tarea es que garantiza que tu intención para esta tarea sea pura y limpia.

El Islam nos enseña que el wudhu no solo afecta físicamente, sino que también tiene un efecto espiritual. Esto se confirma con el hadiz del Profeta Muhammad (la paz sea con él), en el que dijo:

“Cuando un musulmán o un creyente se lava la cara (durante el wudhu), cada pecado que contemple con sus ojos, se borrará de su rostro junto con el agua, o con la última gota de agua; cuando se lave las manos, cada pecado que forje será borrado de sus manos con el agua, o con la última gota de agua; y cuando se lave los pies, cada pecado al que hayan caminado sus pies será arrastrado con el agua o con la última gota de agua, con el resultado de que saldrá puro de todos los pecados “. [Sahih Muslim: Libro 2, Número 0475].

¿Y no es el pecado la razón de nuestra falta de productividad?

Una cita interesante que encontré recientemente decía: “La ablución protege al creyente de cuatro enemigos del alma: el yo inferior o el ego (nafs), los deseos mundanos (hubbul dunya), la lujuria (hawa) y Satanás.” (Voces del islam – Vincent, J. Cornell). ¡Estos cuatro enemigos no son solo los enemigos del alma, son los enemigos de la productividad! El ser inferior te hace desear ser perezoso y dormir todo el tiempo, los deseos mundanos son la mayor distracción de tu verdadero propósito en la vida; seguir hawa (lujuria) puede convertir a cualquier persona productiva en súper improductiva (y caer en el Haram), y ¡Satanás no necesita presentaciones! ¡Entonces imagina, con una hermosa acción purificadora, puedes protegerte de estas fuerzas improductivas!

Hazme un favor, la próxima vez que te sientes a trabajar delante de tu ordenador, primero haz wudhu y dime cómo te sientes. Inténtalo. SubhanaAllah, hago esto en el trabajo cuando no puedo concentrarme, es increíble cómo cambias y te vuelves mucho más enfocado y productivo.

Espero que esto te haya dado una idea de cómo el wudhu te hace más productivo. Que Allah Todopoderoso nos ayude a vivir la vida de pureza y morir puros y limpios. Amin.

Puedes leer la segunda parte aquí.

Si te ha gustado el artículo, comenta y comparte in sha Allah

Texto original:

Cleanliness and Productivity: Part 1 – Wudhu

Este articulo puede contener errores de traducción

El artículo original es obra de Productive Muslim

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.